'GRACIAS POR SER Y ESTAR'

Foto Especial.

Ese fue el último mensaje que Leif, de 41 años, pudo mandar vía WhatsApp a sus seres queridos antes de ser asesinado el pasado 1 de mayo.

De acuerdo con personas cercanas al chef, quienes solicitaron el anonimato, él les pidió que le avisaran a la Guardia Nacional o al Ejército que unos desconocidos lo tenían retenido.

Facebook Leif Ulfhedinn

Se desconoce cómo pudo mantener su teléfono durante el tiempo que estuvo privado de la libertad, pero Christian alcanzó a mandar otros mensajes que denotaban su desesperación.

DE VACACIONES

Facebook Leif Ulfhedinn

Christian Leif era viajero, llamaba la atención por sus tatuajes y su barba roja, era emprendedor y apasionado de la gastronomía mexicana; también era efusivo para mostrar su afecto.

Él estaba de vacaciones en Mazamitla cuando fue privado de la libertad. En redes sociales, los amigos del hombre conocido como “Vikingo” lamentaron que estuvo en la hora y el lugar equivocados.

Nunca fuiste un gatillero, fuiste un buey libre que quería felicidad en lo que hacía y con lo que tenía".

Publicó uno de sus conocidos.

SU PASIÓN

Facebook Leif Ulfhedinn

Christian se dedicaba a hacer comida para banquetes y eventos privados. Era originario de Ciudad de México, pero tenía aproximadamente un mes en Jalisco por un proyecto.

“La gastronomía era su pasión, por eso viajaba tanto”, difundieron quienes lo conocieron.

“Era una persona única, con una personalidad muy interesante, muy diversa por haber vivido en varios puntos del País, por haber viajado mucho al extranjero, (…) le encantaba destacar”, recordaron en sus publicaciones.

El chef también participó como extra en series y videos musicales.

“Tampoco era un santo, también se peleaba, si veía algo injusto no se quedaba callado (…) no tenía miedo en poner orden”, indicaron sus conocidos.

EL PLAGIO

Facebook Leif Ulfhedinn

La mañana del sábado 30 de abril, el chef tomó un autobús en Guadalajara para reunirse con amigos en Mazamitla.

Al llegar, paseó por la plaza principal del Pueblo Mágico. Dio una vuelta, compró nieve y se tomó algunas fotos mostrando su personalidad extrovertida.

Aproximadamente a las 14:00 horas se dirigió a su cabaña, creyó que se podía llegar en autobús o caminando, pero cuando se dio cuenta de que la distancia era extensa y que el taxi le cobraba 250 pesos, se molestó.

Caminó un poco y luego un poblador le ofreció “ride” hasta la cabaña, sin embargo, él ya había perdido el interés.

Facebook Leif Ulfhedinn

Apenas llegó al lugar, “El Vikingo” decidió regresar a Guadalajara, estaba de malas y no quería arruinarle el descanso a sus amigos.

Decidió caminar hacia la parada del autobús, pues pensó que le ayudaría a sentirse mejor. Después planeaba volver a la Ciudad ya más tranquilo.

Sin que sus amigos pudieran convencerlo de quedarse, caminó por la brecha hasta salir a la carretera cuando eran aproximadamente las 16:00 horas. Su última conexión en WhatsApp ese día fue una hora más tarde.

Al día siguiente, el 1 de mayo, le avisó a varios de sus amigos que lo habían privado de la libertad.

SU MUERTE

El cuerpo de Christian fue encontrado junto con otras dos personas en el Fraccionamiento Campo Verde.

Ese día, el 1 de mayo, hubo un enfrentamiento en el poblado La Estacada, un punto cercano a la Cabecera de Mazamitla. El ruido de la balacera provocó pánico entre los paseantes.

Asimismo, ocurrieron cuatro narcobloqueos en Mazamitla, Tamazula y Concepción de Buenos Aires.

LA PUGNA

La violencia que azota a Mazamitla es parte de una confrontación entre el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y uno de sus antiguos aliados, los Pájaros Sierra.

Reportes del Gobierno federal y del Gobierno de Michoacán señalan que ambos grupos mantienen un pelea que se recrudeció desde el 27 de febrero, con el homicidio de 17 personas en San José de Gracia, a 10 kilómetros del pueblo mágico.

Ahí mataron a Alejandro García, “El Pelón”, identificado por la Federación como jefe de plaza del CJNG en una zona que va de Tizapán El Alto a Mazamitla.

El presunto responsable de la masacre fue Abel Alcántar Vallejo, alias “El Toro” o “El Sierra 8”, uno de los líderes de Pájaros Sierra, señaló el subsecretario de seguridad federal, Ricardo Mejía Berdeja.