¿Pero qué con qué?

Pensando en una mini lista de qué vino sería bueno con qué taco, aquí está nuestra propuesta:

 

Genéricos

Esta categoría garantiza el origen y añada del vino. Suelen ser vinos en su primer o segundo año, que conservan toda la parte frutal y frescura de la uva. Asimismo, engloba tres categorías en orden de “selección”: Viñedo Singular, Viñedo de Municipio y Vino de Zona. Un vino con estas características podría ir con tacos poco grasos, ligeros por así decirlo, como los de pastor, de canasta o de camarón.

Previous
Next

Crianza

Son vinos que han permanecido un mínimo de 12 meses en barrica, con aromas frutales y sutiles toques de madera. Por ende, busca un taco que siga la misma línea, como un taco campechano o villamelón con una buena salsa de aguacate o tal vez con una salsa de cacahuate.

Vino DOCa Rioja Tinto Crianza

Villamelón: Vino DOCa Rioja Tinto Crianza.

Reserva

Son vinos de una gran complejidad y mayor estructura gracias a su crianza en botella y barrica, con aromas a ciruelas, chocolate y caramelo. Para ese tipo de vino, los tacos de carnitas son los mejores acompañantes ya que ambos son complejos y al unirlos hacen un perfecto equilibrio.

Carnitas: Vino DOCa Rioja Tinto Reserva.

Gran Reserva

Es el vino con más crianza en Rioja con un tiempo de cinco años en guarda, con una estructura y un cuerpo inigualable; toda esa evolución que ha tomado tanto tiempo está lista para maridar perfectamente con tacos de barbacoa, bistec, chorizo español, panceta, lechón e incluso con unos deliciosos tacos de tripa bien doradita.

Barbacoa: Vino DOCa Rioja Tinto Gran Reserva.

Esto se trata de jugar, experimentar y probar, recuerda que para comer y beber no hay reglas. Aunque creas que un vino con un platillo en específico crearán el maridaje perfecto, no será así hasta que en verdad lo hagas porque el gusto es muy subjetivo.