Los videojuegos se han convertido en una herramienta muy útil en la enseñanza a distancia, al convertirse en experiencias interactivas en las que los estudiantes pueden acudir para adquirir los conocimientos de una manera divertida, sin importar la edad que tengan, o la materia que estudien.

Y es que los profesores se esfuerzan más que nunca ante la nueva normalidad, de acuerdo con Andrea Jordan, vicepresidenta de programas de Girls Who Code, una organización que promueve que más mujeres se involucren en el aprendizaje de informática y programación.

"Entre las clases virtuales e híbridas, los profesores realmente se esfuerzan para que los estudiantes y familias tengan acceso a la tecnología y trabajan sin cansancio para apoyar a los alumnos".

Andrea Jordan, vicepresidenta de programas de Girls Who Code

Durante un evento llamado Keys to Learn (claves para aprender), organizado por Ubisoft, algunos expertos presentaron su postura sobre el papel que tienen los videojuegos en la educación.

Aprendizaje histórico

Con más de 20 años de experiencia, Judith Brisson imparte clases de historia en la escuela secundaria Collège Jean de la Mennais en Quebec, Canadá. Para que los alumnos se sumerjan aún más en los contenidos de la materia, ella utiliza Discovery Tour: Ancient Greece, una plataforma que surgió a partir del desarrollo Assassin’s Creed Odyssey, juego de mundo abierto que está ambientado en la Antigua Grecia.

Para guiar a sus alumnos, la profesora les asigna misiones, e incluso deja algunas tareas extras para los más entusiastas al aprender por este medio. Y para los menos experimentados, también proporciona una guía sobre cómo navegar en el juego y la manera en la que pueden progresar al cumplir con sus misiones.

Discovery Tour: Ancient Greece está diseñado específicamente para ser una experiencia de aprendizaje. Cuenta con 29 regiones, centradas en 5 temas: filosofía, ciudades famosas, vida diaria, guerra y mitología.

Los estudiantes son divididos en equipos, pues mientras uno juega, el otro escribe las respuestas, según las tareas que deben cumplir en las misiones. Así, cada estudiante aprende a su ritmo, al explorar la Antigua Grecia.

Al jugar, los estudiantes se encuentran a personajes históricos y algunos otros ficticios e interactúan directamente con ellos, o también con objetos, como artículos o estatuas históricas.

Si bien el Discovery Tour: Ancient Greece se encuentra dentro del juego completo de Assassin’s Creed: Odyssey, también está a la venta para PC, con un precio regular de $400.

Ubisoft también ofrece Discovery Tour: Ancient Egypt, basado en Assassin’s Creed: Origins, y prepara un Discovery Tour inspirado en Assassin’s Creed: Valhalla.

“Los videojuegos son una aplicación interesante de la tecnología, porque son estimulantes, entretenidos y ayudan a visualizar el concepto básico del programa histórico”

Judith Brisson, maestra de historia.

Construyen conocimientos

Minecraft es uno de los videojuegos más reconocidos por la versatilidad de su jugabilidad que le permite a los gamers liberar su creatividad, pero también puede ser un espacio para construir más conocimientos.

De ello habló Deidre Quarnstrom, directora general de Minecraft Atlas, en Microsoft, quien está a cargo de programas como Minecraft Education o Minecraft Hour of Code, Minecraft’s China Business y trabaja para lograr que el juego de Mojang Studios sea más accesible para jugadores con habilidades diferentes.

A decir de Quarnstrom, algunas de las áreas en las que los videojuegos realmente destacan en la educación es al aprender a programar y cómo escribir código.

Uno de los últimos contenidos de Minecraft: Education Edition es Minecraft Tale of Two Villages, un tutorial disponible para computadoras Windows, MacOS, Chromebook y iPad en el que los niños pueden explorar los conceptos básicos sobre la programación en Python, mientras ayudan a que dos comunidades superen sus diferencias.

Aunque Minecraft es más reconocido por ser un juego de creatividad, Quarnstrom afirma que los elementos dentro del juego pueden servir al impartir varias clases, como matemáticas, al utilizar los bloques como unidades de medida, mientras que en materias como historia o humanidades se pueden hacer simulaciones donde los alumnos investigan para crear o recrear entornos.

Minecraft: Education Edition se ofrece a través de licencias por suscripciones anuales, obtenidas a través de socios educativos autorizados.

“A lo largo de todos estos años de trabajar con Minecraft junto a educadores y estudiantes, he notado que aunque inicies enfocado en una asignatura o concepto específicos, al final todo converge en el desarrollo de estas habilidades del siglo 21, pues los estudiantes adquieren habilidades de liderazgo, colaboración y cómo resolver problemas”

Deidre Quarnstrom, directora general de Minecraft Atlas, en Microsoft.

Experiencias didácticas

Si bien Discovery Tour y Minecraft: Education Edition son algunas soluciones que surgieron de los juegos para especializarse como plataformas educativas, hay otros títulos que pueden servir para que los más pequeños se inspiren a aprender.

Sueños creativos

Los creadores de LittleBigPlanet y Tearaway crearon Dreams, un videojuego que proporciona las herramientas para que los jugadores construyan lo que sea, desde sus propios juegos, cortos animados o incluso obras de arte con modelado en 3D, ya sea al jugar en la pantalla, o con un visor de PlayStation VR.
Desde $670 en línea, para PlayStation 4.

Cerebro fortalecido

Más allá de ser un juego educativo, Brain Training del Dr. Kawashima hace que los jugadores evalúen sus edades cerebrales con una variedad de ejercicios, como lecturas en voz alta de distintos artículos periodísticos, hacer operaciones numéricas o superar retos de memoria en el menor tiempo posible.
Desde $800 en línea, para Nintendo Switch.

Ensamblaje didáctico

Al construir una caña de pescar, un piano, o una moto, los niños pueden experimentar con los videojuegos de una manera distinta con el Kit Variado Toy-Con 01 de Nintendo Labo, que cuenta con láminas de cartón, cuerdas, ligas y otros elementos para ensamblar y jugar de diferentes maneras.
Desde $939, en línea, para Nintendo Switch