EL RETRATO DE LA TRAGEDIA

Fuego, drama, dolor y muerte… a 10 años de la tragedia del Casino Royale, donde murieron 52 personas, las escenas de la masacre perduran en la memoria de la Ciudad.

EN LLAMAS

Poco antes de las 4:00 pm del jueves 25 de agosto del 2011, más de 10 integrantes de un comando perteneciente a los Zetas llegan al Casino Royale y rocían gasolina en el interior donde se encontraban decenas de clientes, en represalia porque el dueño del negocio se negó a “pagar piso”.

El saldo fue de 52 personas muertas y se convirtió en el peor atentando registrado contra la población civil en México.

Previous
Next

Recuerdo que salió una chica corriendo, y yo la vi que iba llorando y con los zapatos en la mano. Ahí fue donde yo pensé 'aquí hay personas adentro".

Francisco Bustos, primer fotógrafo en el lugar

EL DRAMA

Las llamas se propagaron rápidamente por el combustible e impidieron que las personas pudieran escapar por la puerta principal. Buscaron las salidas de emergencia, pero éstas se encontraban bloqueadas, y corrieron para intentar refugiarse en baños, oficinas y el estacionamiento.

Con la ayuda de rescatistas, muchas personas lograron escapar, pero el fuego y el humo se extendieron provocando la tragedia.

Previous
Next

Entran corriendo mujeres (al baño) gritando que había habido -decían: 'truenos'-; abro la puerta y ya no se veía. Ya no veía uno nada".

Dora Elia Sánchez, víctima y esposa de Rómulo Tamez

EN CENIZAS

Durante el incendio, el segundo piso del inmueble se desplomó, el mobiliario y las máquinas quedaron reducidos a cenizas. El casino que había sido inaugurado en noviembre del 2007 nunca volvió a ser utilizado.

ANTES Y DESPUÉS

Las escenas de destrucción del Casino Royale contrastan con el auge que vivió durante varios años.

El estacionamiento se improvisó como un área en la que íbamos a ir acomodando los cadáveres, pero increíble cómo se iban identificando y abordando las unidades del servicio forense, y seguían sacando cadáveres".

Rogelio Ayala, comandande Cruz Roja

EL RECUERDO

Un día después de la tragedia, el entonces Presidente Felipe Calderón encabezó una guardia de honor por las víctimas, mientras en Monterrey y otras ciudades, como CDMX, se registraron homenajes y protestas por la violencia en el País.

Familiares colocaron cruces para honrar a las víctimas y en 2014 se construyó un polémico memorial que nunca fue aceptado completamente por los deudos.

Yo creo que por justicia se les debe de recordar. Eran personas inocentes que no estaban haciendo nada malo, no merecían la muerte que llevaron".

Dora Idalia Nava Walss, hija de Idalia Walss Polendo

LAS VÍCTIMAS

En la masacre del Royale murieron 52 personas, de ellos, 40 eran clientes y 12 empleados; 10 hombres y 42 mujeres, dos de ellas embarazadas.

Sonia de la Peña de Tamayo
47 años

Sonia de la Peña de Tamayo

Vendedora de servicios funerarios de las Capillas Marianas Gayosso
Col. Cortijo del Río

Laura Elena Rodríguez de Leal
54 años

Laura Elena Rodríguez de Leal

Ama de casa
Col. Cumbres

Amalia Terrazas Moreno
56 años

Amalia Terrazas Moreno

Educadora
Col. Colinas de San Jerónimo

Christian Alejandro Solís Huerta
18 años

Christian Alejandro Solís Huerta

Empleado del Casino Royale
Col. San Eduardo

Flor González de Flores
57 años

Flor González de Flores

Ama de casa
Col. Anáhuac

Lorena Villarreal de Villarreal
38 años

Lorena Villarreal de Villarreal

Propietaria de una agencia de representación turística
San Jerónimo

Juan Manuel Juárez Alonso
57 años

Juan Manuel Juárez Alonso

Empleado de limpieza en el Casino Royale
Col. Sarabia

Julia Yuridia Cardona Morales
26 años

Julia Yuridia Cardona Morales

Mesera en el Casino Royale
Col. San Pedro 400

Adelina Hernández Huerta
19 años

Adelina Hernández Huerta

Mesera del Casino Royale
Col. La Fama 2

Isabel Ladrón de Guevara Barradas
66 años

Isabel Ladrón de Guevara Barradas

Ama de casa
Col. Adolfo López Mateos

LA ACTUALIDAD

En marzo del 2021, comenzaron trabajos de demolición en el Casino Royale y, luego de 6 meses, estaba casi listo con una nueva estructura y para ser rentado o vendido.