Conanp, INAH y Hadi Karimi/Wikimedia Commons

Al igual que el resto de la Tierra, los desiertos no son inmunes a las sequías. Ni siquiera los más cálidos están a salvo de ellas.

Su número e intensidad han aumentado casi 30 por ciento en los últimos 20 años, por lo que el tema de este año del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, celebrado cada 17 de junio, es “Superando juntos las sequías”.

Los desiertos de Sonora, en México, y de Lut, en Irán, son los sitios con la temperatura más alta en la superficie terrestre, de acuerdo con un estudio de 2021 liderado por científicos de la Universidad de California en Irvine.

A partir analizar información satelital, detectaron hasta 80.8 grados centígrados en ambos lugares: en 2018 en México y en 2019 en Irán.

Sus impactos son difíciles de percibir porque son un par de regiones desérticas desprovistas de actividades humanas. Sin embargo, una temperatura similar en otro tipo de zonas sería catastrófica para los ecosistemas, la agricultura y las personas, advierte el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA).

Conoce a estos dos desiertos.

0
grados centígrados

se registraron en ambos desiertos.

Desierto de Sonora

panza.rayada/Wikimedia Commons

Ningún entorno en Norteamérica es más seco que el desierto de Sonora, que se extiende por Sonora, Baja California y Baja California Sur en México, así como por Arizona y California, en Estados Unidos. Al año, aquí caen menos de 250 mm de lluvia.

Como comparación, en una ciudad de clima seco como Monterrey, Nuevo León, la precipitación media anual es de 650 mm, según datos del Inegi.

Sus kilómetros de arena, descritos como interminables, ahora experimentan sequías debido al cambio climático: la precipitación cayó entre el 25 y 40 por ciento en los últimos 50 años, apuntan cifras de Defensores de la Vida Silvestre.

Borrego cimarrón. Foto: Dean Biggins/USFWS/Pixnio

Aunque parezca imposible sobrevivir en tales condiciones, es uno de los desiertos con mayor biodiversidad. Más de 540 especies de plantas habitan en la zona, entre ellas el cactus acuña y el palo fierro. Más de 200 especies de aves, 40 de reptiles y 44 de mamíferos también llaman a este sitio su hogar.

Algunas son el águila real, la tortuga del desierto, el borrego cimarrón y la zorra del desierto.

Desierto de Lut

Ninaras/Wikimedia Commons

Condiciones climáticas consideradas dramáticas por el Gobierno de Irán distinguen al desierto de Lut o Dasht-e-Lut. Aquí las lluvias son todavía más escasas que en Sonora, pues la precipitación anual en la mayoría de esta zona está por debajo de los 100 mm.

Dunas que superan los 400 metros de altura y yardangs son parte de sus atractivos. Se trata de formaciones rocosas originadas por la erosión provocada por vientos fuertes.

Ahora comparte el récord de mayor temperatura con el desierto de Sonora, pero no es la primera vez que ostenta el título, pues en 2012 un estudio determinó que era el sitio más cálido del planeta. Aquella investigación indicaba que su máximo registro era de 70.7 grados centígrados.

Zorro de Rüppell. Foto: HelmutBoehm/Wikimedia Commons

Su nombre en persa puede traducirse como “desierto del vacío” porque la vegetación es limitada. Un total de 58 especies de plantas se encuentran en el lugar.

Aunque las condiciones ambientales son desafiantes, insectos como la cucaracha de Lut pueden soportar sus altísimas temperaturas. El gecko araña de Missone es otro de sus habitantes conocidos, al igual que el zorro de Rüppell, el animal más grande del sitio.

¿Sabías qué...?

Ambos desiertos están inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco por su valor universal excepcional.