Los 25 aviones de combate y bombarderos chinos volaron en formaciones amenazantes frente al extremo sur de Taiwán, una demostración de poderío militar en el Día Nacional de China, el 1 de octubre.

Las incursiones, decenas y decenas, continuaron durante la noche y los siguientes días y se disparó a las cifras más altas de la historia el lunes 4, cuando 56 aviones de combate probaron las asediadas defensas aéreas de Taiwán.

Los aviones de Taiwán se apresuraron a mantener el ritmo, mientras que Estados Unidos advirtió a China que su “actividad militar provocativa” socavaba “la paz y la estabilidad de la región”. China no se acobardó. Cuando un controlador de tráfico aéreo de combate taiwanés comunicó por radio a un avión chino, el piloto desestimó el desafío con una obscenidad que involucraba a la madre del oficial.

A medida que estos enfrentamientos se intensifican, el equilibrio de poder alrededor de Taiwán está cambiando fundamentalmente y empujando a los países en un impás de décadas hacia una nueva fase peligrosa.

Después de resistir las demandas de unificación de los gobernantes comunistas de China durante más de 70 años, Taiwán se encuentra ahora en el centro de la profunda discordia entre China y Estados Unidos. El destino de la isla tiene el potencial de remodelar el orden regional e incluso de provocar una conflagración militar, intencional o no.

Queda muy poco aislamiento en el cableado de la relación, y no es difícil imaginar que se crucen algunos cables y que esto provoque un incendio".

Danny Russel, ex subsecretario de Estado de EU

El poderío militar de China, por primera vez, ha hecho concebible, quizás incluso tentadora, una conquista de Taiwán. Estados Unidos quiere frustrar cualquier invasión, pero ha visto cómo su dominio militar en Asia se erosiona constantemente. La propia preparación militar de Taiwán se ha debilitado, incluso cuando su pueblo se vuelve cada vez más resistente a la unificación.

Los tres han tratado de mostrar determinación con la esperanza de evitar la guerra, sólo para provocar contraataques que agravan la desconfianza y aumentan el riesgo de errores de cálculo.

En un momento particularmente tenso, en octubre de 2020, los informes de inteligencia estadounidenses detallaron cómo los líderes chinos se habían preocupado de que el entonces Presidente Donald Trump estuviera preparando un ataque. Esas preocupaciones, que podrían haber sido mal interpretadas, llevaron al general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, a llamar a su homólogo en Beijing para asegurar lo contrario.

El asunto de Taiwán ha dejado de pequeño, y se ha convertido en un teatro central, si no el drama central, en la competencia estratégica entre Estados Unidos y China".

Evan Medeiros, asesor en el Consejo de Seguridad Nacional de Barack Obama.

El ambicioso líder de China, Xi Jinping, ahora preside lo que posiblemente sea el Ejército más potente del país en la historia. Algunos argumentan que Xi, quien ha preparado el escenario para gobernar por un tercer mandato a partir de 2022, podría sentirse obligado a conquistar Taiwán para coronar su era en el poder.

Xi dijo el sábado en Beijing que la independencia de Taiwán “era una grave amenaza al acecho para el rejuvenecimiento nacional”. China quería la unificación pacífica, dijo, pero agregó: “Nadie debe subestimar la determinación incondicional, la voluntad firme y la capacidad poderosa del pueblo chino para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”.

Pocos creen que una guerra es inminente o está predestinada, en parte porque las réplicas económicas y diplomáticas serían asombrosas para China. Sin embargo, incluso si los vuelos están pensados simplemente como presión política y no como un preludio de la guerra, el dominio financiero, político y militar de China ha hecho que la preservación de la seguridad de la isla sea una tarea sumamente compleja.

La Presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

Hasta hace poco, Estados Unidos creía que podía mantener bajo control las ambiciones territoriales chinas, pero la superioridad militar que mantuvo durante mucho tiempo puede no ser suficiente. Cuando el Pentágono organizó ejercicios de guerra en octubre de 2020, un “equipo azul” estadounidense luchó contra el nuevo armamento chino en una batalla simulada sobre Taiwán.

China ahora actúa con creciente confianza, en parte porque muchos funcionarios, incluido Xi, opinan que el poder estadounidense ha flaqueado. Los fracasos de Estados Unidos con la pandemia de Covid-19 y sus trastornos políticos han reforzado esos puntos de vista.

Algunos asesores y ex oficiales en China argumentan que Estados Unidos ya no tiene la voluntad de enviar fuerzas si estallara una guerra en Taiwán. En las condiciones adecuadas, sugieren otros, el Ejército Popular de Liberación podría prevalecer si lo hiciera.

“¿Cortejaría Estados Unidos la muerte de Taiwán?” Teng Jianqun, un ex capitán de la marina china, dijo en una entrevista reciente en la televisión china. Tal postura, a su vez, enciende más tensiones.

En Taiwán, las provocaciones militares de China han reforzado el apoyo político a la presidenta de la isla, Tsai Ing-wen, quien ha tratado de forjar lazos con países cada vez más cautelosos con China. La Administración Biden está tratando de reforzar las capacidades de defensa de Taiwán y su posición internacional, con la esperanza de retrasar o prevenir la necesidad de una intervención militar estadounidense.

Las tres partes han visto sus interacciones atrapadas en una espiral. El proceso de interacciones viciosas entre Taipei, Beijing y Washington se asemeja a la formación de una tormenta perfecta".

Jia Qingguo, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Beijing que asesora al Gobierno chino.

Una 'misión histórica'

Dos días después de la caída de Kabul en agosto, mientras la Administración de Biden se apresuraba a evacuar a miles de personas varadas por la retirada estadounidense, China organizó ejercicios militares diseñados explícitamente para mostrar su destreza.

Los buques de guerra chinos dispararon misiles al mar al sur de Taiwán, mientras que los vehículos de desembarco anfibios barrieron una playa en China. Fue uno de los ejercicios más grandes jamás realizados para simular una invasión a través del Estrecho de Taiwán.

En ejercicios anteriores, el Ejército Popular de Liberación mantenía la ilusión de ambigüedad con un adversario ficticio, pero esta vez no dejó lugar a dudas. Un oficial de la televisión china advirtió a Estados Unidos y Taiwán “que no jueguen con fuego con el problema de Taiwán y se inmolen”.

La pregunta es si Xi tiene la intención de actuar.

Se ha comprometido a liderar el “gran rejuvenecimiento de la nación china”, incluido el control de Taiwán por parte de China. Algunos interpretan que eso significa que ocurrirá dentro de una década, si no antes. Sus políticas de línea dura han hecho que sea menos probable que Taiwán alguna vez acepte voluntariamente los términos de China, especialmente después de que Xi estranguló las libertades políticas en Hong Kong.

Todos los líderes desde Mao han prometido absorber a Taiwán, pero Xi es el primero en comandar un Ejército lo suficientemente fuerte como para hacer plausible la unificación forzada, aunque sigue siendo una tarea formidable.

Cualquier asalto a Taiwán, que se encuentra a 160 kilómetros de la costa, requeriría una ventaja militar abrumadora. Incluso si las fuerzas chinas tomaran el control de la isla de 24 millones de personas, la guerra sacudiría gravemente la economía y las relaciones internacionales de China, al tiempo que cobraría un costo humano significativo.

Incluso las voces moderadas en Beijing han estado pidiendo que se descarte la reunificación pacífica. Creo que la opción militar es la opción ahora".

Oriana Skylar Mastro, miembro del Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford.

Los líderes de China comenzaron el largo y tenso proceso político de reformar el Ejército Popular de Liberación después de ver a Estados Unidos desplegar su poder militar en la guerra del Golfo Pérsico contra Irak en 1990.

Seis años después, comprendieron cuán atrás se habían quedado sus fuerzas armadas cuando Estados Unidos envió dos portaaviones cerca de Taiwán en respuesta al lanzamiento de misiles de China a los mares cerca de la isla. Después de la demostración de fuerza estadounidense, China retrocedió.

Robert L. Thomas, un ex vicealmirante que comandó la Séptima Flota de la Armada de los Estados Unidos en Japón, recordó una reunión con un almirante chino en 2015. El almirante le dijo que la confrontación de 1996 todavía dolía casi dos décadas después.

“Para mí está claro que no se permitirán volver a sentirse avergonzados por una crisis del Estrecho de Taiwán en la que la Séptima Flota de Estados Unidos aparece y dice: ‘Todos cálmense’”, dijo Thomas.

Desde entonces, los líderes de China han invertido dinero en el Ejército Popular de Liberación, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo.

0 %
creció el gasto militar en una década
0
mil mdd fue el gasto militar de China en 2020

Xi también ha reorganizado las fuerzas armadas, elevando el estatus de las fuerzas navales y aéreas y empujando a los comandantes a dominar la guerra conjunta.

En un ejercicio el año pasado, las fuerzas armadas realizaron un simulacro para sellar el Estrecho de Taiwán de las fuerzas externas. Lo que era impensable en 1996 ahora podría estar al alcance.

El Ejercicio fue como “atrapar una tortuga en un frasco”, dijo un sitio web administrado por la oficina de asuntos de Taiwán.

'Cuestión de tiempo'

Cuando la Fuerza Aérea de los Estados Unidos celebró sus propios juegos de guerra sobre Taiwán en otoño del año pasado, el resultado sacudió al establecimiento político y militar de Washington.

En los juegos de guerra desde al menos 2018, los equipos “azules” estadounidenses han perdido repetidamente contra un equipo “rojo” que representa una fuerza china hipotética, en parte por diseño, ya que los ejercicios están destinados a probar oficiales y planificadores de guerra.

 En un juego que simula una guerra alrededor de 2030, informado anteriormente por Defense News, el equipo “azul” luchó incluso cuando se le dieron nuevos aviones de combate avanzados y otras armas que aún estaban en el tablero de dibujo del Pentágono.

El Almirante Philip S. Davidson, al centro en la izquierda.

El juego clasificado culminó con China lanzando ataques con misiles contra bases estadounidenses y buques de guerra en la región, y luego organizando un asalto aéreo y anfibio en Taiwán, según un funcionario del Departamento de Defensa. Los funcionarios concluyeron que Taiwán, respaldado por Estados Unidos, podría resistir durante dos o tres días antes de que se derrumbaran sus defensas.

Las evaluaciones anuales del Pentágono sobre las fuerzas armadas de China han registrado desde 2000 su evolución de una fuerza grande pero ineficaz a un rival potencial. Su último informe dijo que las capacidades chinas ya han superado al Ejército estadounidense en algunas áreas, incluida la construcción naval, los misiles balísticos y de crucero convencionales y los sistemas integrados de defensa aérea. Los tres serían esenciales en cualquier conflicto sobre Taiwán.

Me preocupa que estén acelerando sus ambiciones de suplantar a Estados Unidos. Taiwán es claramente una de sus ambiciones, y creo que la amenaza se manifiesta durante esta década; de hecho, en los próximos seis años".

Philip S. Davidson, comandante en retiro del Comando Indo-Pacífico, al Comité de Servicios Armados del Senado en marzo.

Desde entonces, su sombría predicción ha influido en los debates en Washington sobre qué hacer. Algunos han argumentado que se necesitan garantías de seguridad explícitas para Taiwán. Otros han pedido la creación de fuerzas militares en China y ayudar a Taiwán a hacer lo mismo.

“Para nosotros, es sólo una cuestión de tiempo, no una cuestión de si ocurrirá” , dijo en julio el contraalmirante Michael Studeman, director de inteligencia del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos en Hawái, sobre la posibilidad de conflicto sobre Taiwán.

Taiwán: Ejército debilitado

No está nada claro que Taiwán esté preparada. Desde que el Gobierno de Taiwán eliminó el reclutamiento obligatorio para la mayoría de los hombres jóvenes, ha luchado por mantener una fuerza profesional totalmente voluntaria. El estado de sus fuerzas armadas ha disminuido constantemente, marcado por una serie de accidentes, incluido un accidente de helicóptero el año pasado que mató a su comandante superior.

“El entrenamiento no es tan intenso como antes”, dijo Chang Yan-ting, ex comandante adjunto de la fuerza aérea de Taiwán. Dijo que décadas de prosperidad fomentaron la idea de que la isla ya no necesitaba mantener una alerta militar elevada.

“Eso está en consonancia con toda la marea de los tiempos”, agregó, “pero ciertamente tiene algún impacto estratégico relativo, incluso si no ha habido una guerra para probarlo”.

Una evaluación interna del Ejército chino realizada por el Ministerio de Defensa de Taiwán, revisada por The New York Times, también documentó el creciente desafío. El Ejército de China, por ejemplo, ha desarrollado la capacidad de paralizar las comunicaciones en la isla, según la evaluación. Eso podría obstaculizar la llegada de refuerzos estadounidenses.

“Este es realmente el momento más sombrío que he visto en mis más de 40 años trabajando en el ejército”, dijo el miércoles a los legisladores el ministro de defensa de Taiwán, Chiu Kuo-cheng. China ya tenía los medios para invadir Taiwán, aunque todavía a un precio alto, dijo. “Para 2025, el costo y la deserción se reducirán al mínimo, por lo que se podría decir que tiene ‘capacidad completa'”.

¿Hasta dónde apoyará EU a Taiwán?

Desde que asumió el cargo en enero, la Administración Biden ha intensificado el apoyo, continuando los movimientos realizados bajo el Presidente Trump.

Los buques de guerra estadounidenses navegaron a través del Estrecho de Taiwán ocho veces en los primeros ocho meses del año. La Administración aprobó una nueva venta de armas en agosto por valor de unos 750 millones de dólares. Desde al menos el año pasado, pequeños equipos de tropas estadounidenses, incluidos infantes de marina y fuerzas especiales del Ejército, han realizado sesiones de entrenamiento con el Ejército taiwanés.

La Administración también ha reunido declaraciones de apoyo a Taiwán y críticas a China en una sucesión de cumbres internacionales, incluido el Grupo de los 7.

Los líderes chinos, por su parte, temen que el apoyo estadounidense a Taiwán esté afianzando las tendencias independentistas. Ninguno de los movimientos estadounidenses es completamente nuevo, pero a medida que la animosidad mutua se ha profundizado, Beijing los ve como una estrategia cada vez más beligerante para “contener a China mediante el uso de Taiwán “.

Sin embargo, no se ha probado la profundidad de la ayuda estadounidense y aliada a Taiwán.

Llegas a esta cuestión de hasta dónde estás dispuesto a llegar para defender Taiwán. Lo he pensado mucho y no sé si Estados Unidos está dispuesto a ver a los jóvenes estadounidenses regresar en bolsas para cadáveres para la defensa de Taiwán".

Robert L. Thomas, ex vicealmirante que comandó la Séptima Flota de la Armada de los Estados Unidos en Japón

Detrás de escena, los funcionarios de la Administración de Biden han expresado su preocupación de que China esté tratando de normalizar una nueva línea de base de presión hostil sobre Taiwán, y han deliberado sobre formas de ralentizar o frustrar su desarrollo militar.

Biden también está tratando de bajar la temperatura, tras hablar el mes pasado con Xi. El martes dijo que él y el líder chino habían hablado sobre los acuerdos permanentes sobre Taiwán. Un día después, la Casa Blanca anunció que él y Xi celebrarían una cumbre virtual a finales de año.

Los dos líderes se conocen bien. Hace una década, Biden, entonces Vicepresidente, fue a China para evaluar a Xi antes de que se convirtiera en el principal líder de la nación.

“Mi padre solía decirme, Joey, que lo único peor que una guerra es una guerra involuntaria”, le dijo Biden a Xi, según Danny Russel, ex asistente de seguridad nacional.

Russel agregó: “Creo que es una advertencia profética”.