Nueva faceta

Michelle Aubert se lanzó como artista visual de manera oficial con una exhibición individual en la que presentó a amigos y familiares su más reciente proyecto “Pandemic Illusion”.

Con fotografías que tomó a raíz de la pandemia, en las que plasmó la importancia de los detalles en objetos ordinarios, la también promotora de moda compartió que esta nueva fase le ha abierto nuevos panoramas para crear.

Me sentí feliz y muy tranquila, pues ha sido un proceso que he vivido en los últimos meses, en el que disfruto cada día. Aún tengo bloqueadas ciertas emociones porque no he asimilado al 100 por ciento todo, pero sí me percibí muy agradecida por las personas que me visitaron y contenta de los comentarios que me dieron”, comentó la creativa.

Michelle Aubert
Venus Fabbricatore

La mayoría de los asistentes a la muestra coincidieron en que el sentimiento que les provocó las imágenes fue de paz, pues las tonalidades y composiciones de las obras tienen un balance perfecto.

Vanessa y Rebeca Terán

Conozco a Michelle desde hace años y es muy apasionada en lo que hace, por lo tanto, sé que tendrá mucho éxito, pues este trabajo transmite un renacimiento y conexión con la naturaleza. Además, los colores, pese a que hay rojo, me dan alegría y serenidad”.

Vanessa Terán, directora de cuentas en una agencia de relaciones públicas.
Tania Ladeiro y Sara García

Tania Ladeiro contó que gozó al máximo las piezas, pues además de la estética, conoció otra personalidad de la anfitriona.

Siempre ha tenido buen gusto, lo cual se nota en esta fase como fotógrafa, así que espero que todos vengan a ver esta exposición, pues está preciosa. Me pierdo en cada una, ya que sin saber qué es, cada una me enamora”.

Tania Ladeiro, diseñadora de muebles
Eduardo Lucero

Es así que los presentes a la Galería Casa Terra admiraron el esfuerzo de la también generadora de contenido y aprovecharon para felicitarla y desearle una larga carrera en su camino artístico.

Lorena Silva

Desde su lente

  • El proyecto ‘Pandemic Illusion’ habla sobre la conexión con detalles y objetos que se han perdido por vivir en un mundo totalmente digitalizado.
  • Alrededor de 15 piezas componen la muestra fotográfica.
  • Antes de montar la obra, la artista ya había vendido dos piezas de las que exhibió, situación que vio
    como un buen augurio.