DEFENSORES DE LA SALUD

Jorge Larrea firma un acuerdo con la Universidad Anáhuac México para combatir las adicciones .

Jorge Larrea, Carla Velasco y Manuel Larrea
Dos años y medio después de colaborar juntos, Jorge Larrea firmó un segundo convenio con la Universidad Anáhuac México, ahora con la asesoría de su mamá, Guadalupe Espinosa.
“Es un gran logro para todos nosotros, liderado por mi hijo mayor, un hombre inteligente, sencillo y honesto, a quien quiero y admiro mucho”, dijo la fundadora y presidenta de Monte Fénix.
Ingrid Gracia y Lorena Martínez
 Se trata de una cátedra corporativa entre la casa de estudios y la clínica de adicciones, que tiene como objetivo atender a la comunidad estudiantil, generar ingresos e investigaciones, así como reducir el consumo de alcohol en los jóvenes.
“Este acuerdo es la cristalización de décadas de esfuerzo, legado de mi mamá que comenzó en 1979 para velar por la salud”, expresó Jorge, presidente de la Asociación Mexicana sobre la Adicción (AMESAD).
Mariela Ezpeleta, José Antonia Gea y Érika Benítez

"Estoy muy contenta con la vida, lo que siento hacia Jorge me llena de satisfacción porque es muy exitoso”.

GUADALUPE ESPINOSA, fundadora de Monte Fénix y mamá de Jorge Larrea
Fue en el auditorio del Centro de Estudios de Posgrado del campus Norte de la casa de estudios donde se realizó la firma, con los seis hijos y esposa de Larrea en primera fila.
“Él es mi motor en la vida, quien me inspira diario por su estado de ánimo único, su felicidad es poderosa, me llena de fe y esperanza; soy feliz por tener un gran esposo”, compartió Carla Velasco.
“Somos un equipo, todo lo hacemos juntos, nos hemos entendido a la perfección, a nuestros pequeños les platicamos sobre diversos temas como drogas, genética y seguridad emocional”.
Luego de la ceremonia, en la que también estuvo el Padre Cipriano Sánchez, L.C., Rector de la institución académica, todos los asistentes disfrutaron de un brunch.
Carlos del Real y Mariana Díaz
Fernanda Diego, Jorge Larrea y el Padre Cipriano Sánchez, L.C.

Conozco a Lupita desde los años 90, es una mujer que siempre he admirado por su cariño y generosidad, tenemos una amistad que me llena de orgullo; gracias también a Carla, quien motiva el corazón de Jorge”

PADRE CIPRIANO SÁNCHEZ, L.C., Rector de la Universidad Anáhuac México