Previous
Next

Las fresas, además de deliciosas, son una de las frutas con múltiples beneficios para el cuerpo. Cuando consumes ocho fresas al día, tu cuerpo está recibiendo 45 calorías de energía y la cantidad necesaria para el día de vitamina C, una vitamina que ayuda a prevenir y a tratar infecciones respiratorias y sistémicas.

Asimismo, aportan la fibra necesaria para nutrir a las bacterias intestinales, que al actuar como prebiótico natural refuerzan inmediatamente al sistema inmunológico; y son una excelente fuente de antioxidantes, como la quercetina y las antocianinas, que han demostrado mejorar la comunicación entre las células, combatir diversas enfermedades como resfriados, diabetes, enfermedad cardiaca, presión arterial elevada y deterioro cognitivo; y a neutralizar los radicales libres, que son moléculas inestables que se producen en el cuerpo cuando estamos expuestos a virus, bacterias, hongos, rayos UVB, estrés o contaminantes.

Además, las fresas son una de las frutas con menor cantidad de azúcar por porción. Recuerda que consumir alimentos ricos en azúcar aumenta el riesgo de fallas en el sistema inmunológico; así que puedes ayudar a tu cuerpo a estar sano cambiando esos postres azucarados por azúcares naturales, como el de las fresas, que no tienen ese efecto negativo en el cuerpo, pero sí todo su delicioso sabor; así  que no dudes en agregarlas a tu yogurt griego, cereal favorito, ensalada colorida o a lo que se te antoje, para que tu cuerpo reciba las vitaminas y minerales necesarios para reforzar el sistema inmunológico.

Para cuidar la calidad de tus fresas y evitar que pierdan los beneficios que ofrecen, elige las que estén firmes, brillantes y sin hojas marchitas; mételas al refrigerador (no más de tres días) y cuando quieras consumirlas, enjuágalas bajo el chorro de agua, desinféctalas por cinco minutos en poca agua sin que se encimen, corta la corona de hojas y… ¡disfrútalas con estas deliciosas recetas!

¡Disfrútalas con estas deliciosas recetas!

Atole de fresa

Tiempo de preparación: 15 minutos

Dificultad: Baja

Rinde: 4 porciones

Ingredientes:

1 litro de leche

2 cdas. de maicena

2 tazas de Fresas de California troceadas

6 cdas. de miel de abeja

Procedimiento

En un tazón vierte una taza de leche y la maicena, mezcla y reserva.
En una olla mediana, calienta la leche restante con las fresas y la miel; cuando comience a hervir, baja el fuego al mínimo y cuece por 5 minutos.
Integra la leche con maicena a la preparación y revuelve hasta que espese.
Sirve cuando la consistencia sea tersa.

Chile relleno con fresas y salsa de nuez

Tiempo de preparación: 40 minutos
Dificultad: Baja
Rinde: 4 porciones

Ingredientes:

4 chiles poblanos
½ kg de carne molida
½ cebolla blanca picada
½ taza de nuez picada
½ taza de arándanos deshidratados
1 cdta. de paprika
4 cdas. de aceite de oliva

 

Salsa de nuez

1 taza de nueces
1 taza de leche
1 taza de crema ácida
1 taza de Fresas de California en láminas delgadas
½ taza de hojas de perejil

Procedimiento

En una sartén con aceite, sofríe la cebolla y la carne molida; cuando comience a dorar, agrega las nueces, los arándanos y la paprika; salpimienta y retira cuando dore.
Asa los chiles a flama directa hasta que estén un poco quemados y colócalos en una bolsa de plástico por 10 minutos para que suden.
Bajo el chorro de agua, retira la piel; haz un pequeño corte a lo largo y retira las semillas y venas. Rellena los chiles con la mezcla de carne y hornea a 180°C por 5 minutos.
Mientras tanto, prepara la salsa licuando las nueces, la leche y la crema; salpimienta.
Sirve los chiles sobre un espejo de salsa y decora con las fresas y las hojas de perejil.

¿Sabías que...?

Las Fresas de California tienen un mejor sabor cuando están a temperatura ambiente. Se pueden disfrutar así solas, en rebanadas en cereales y ensaladas o servirse con cualquier comida en cualquier momento del día. Para conocer otras maneras de preparar las fresas ingresa aquí.