EL ÚLTIMO LÍDER SOVIÉTICO

Aunque estuvo en el poder menos de siete años, Gorbachov desató una serie de cambios importantes para la URSS. Pero rápidamente lo superaron y resultaron en el colapso del Estado soviético, la liberación de las naciones de Europa del Este de la dominación rusa y el fin de décadas de Guerra Fría.

Su poder fue minado irremediablemente por un intento de golpe en su contra en agosto de 1991, pasó sus últimos meses en el cargo viendo república tras república declarar la independencia hasta que renunció. La Unión Soviética cayó en el olvido un día después.

CAMBIOS IMPORTANTES

Muchos de los cambios, incluida la ruptura soviética, no se parecían en nada a la transformación que había imaginado Gorbachov cuando se convirtió en líder soviético en marzo de 1985.

Los líderes soviéticos habían mantenido durante mucho tiempo su control del poder a través del culto a la personalidad, utilizando la propaganda y los medios de comunicación estatales para exaltarlos.

Gorbachov puso fin a eso. La perestroika (reestructuración) y la glasnost (apertura) se convirtieron en las consignas de su Era. Permitía que la gente lo viera en persona cuando visitaba hospitales, fábricas y escuelas, y les preguntaba dónde pensaban que habían salido mal las cosas.

REFORMAS DE ERA GORBACHOV

Si el estilo de Gorbachov le ganó popularidad, sus reformas fueron menos bienvenidas:

Vodka

Apenas dos meses después de asumir el cargo, recortó la producción de vodka. Gorbachov culpó a la bebida de ser la responsable de afectar a la fuerza laboral y a las familias.

  • Aumentó las multas por embriaguez pública.
  • Redujo el número de lugares donde se podía vender alcohol.
  • Limitó el horario de apertura de esos establecimientos.
  • Elevó los precios de las bebidas alcohólicas 30%.
  • Aumentó la edad legal para beber de 18 a 21 años.
  • Estableció programas para abordar las causas del alcoholismo.
 
Fin de Afganistán

Gorbachov puso fin a la desventura militar en Afganistán, que se había convertido en el Vietnam de la Unión Soviética.

La intervención, que había comenzado en diciembre de 1979, tenía como objetivo apoyar al Gobierno marxista-leninista de Afganistán contra la oposición indígena, los muyahidines afganos y los voluntarios extranjeros, muchos de ellos árabes.

0
mil vidas soviéticas costó la intervención que se prolongó durante nueve años antes de que se retiraran las últimas fuerzas soviéticas, en 1989.
También…
  • Presidió un acuerdo de armas con Estados Unidos que eliminó por primera vez una clase completa de armas nucleares y comenzó la retirada de la mayoría de las armas tácticas soviéticas de Europa del Este.
  • Supervisó un ataque a la corrupción en los niveles superiores del Partido Comunista, una purga que destituyó a cientos de burócratas de sus puestos.
  • Levantó las restricciones a los medios de comunicación, permitiendo la publicación de libros previamente censurados y la exhibición de películas previamente prohibidas.

PERESTROIKA

Gorbachov comenzó a presionar por la reestructuración de la sociedad soviética poco después de asumir el cargo, señalando que la economía soviética estaba estancada y que la reorganización era necesaria.

En junio de 1987, el Comité Central aprueba el plan de reforma económica de Gorbachov. Su reforma, conocida como perestroika, y su política de apertura, o glasnost, desataron una avalancha política que derribó el Muro de Berlín en 1989 y puso fin al dominio soviético dos años después.

Para 1990, se consideraba que la perestroika había fracasado.

CAÍDA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

La gente que caminaba por la nevada Plaza Roja de Moscú la tarde del 25 de diciembre de 1991 presenció uno de los momentos más decisivos del siglo 20: la bandera roja soviética que ondeaba sobre el Kremlin se arrió, y la tricolor de la Federación Rusa ocupó su lugar.

Apenas unos minutos antes, Gorbachov había anunciado su renuncia en un mensaje televisado en vivo que puso fin a 74 años de historia soviética.

Meses antes, en agosto de 1991, la vieja guardia del Partido Comunista y la KGB llegó a la puerta de su casa, después de haber cortado sus teléfonos, exigieron que declarara el estado de emergencia y renunciara.

Gorbachov se negó a hacerlo y los golpistas lo dejaron aislado en su residencia.

Al día siguiente, los soviéticos se despertaron con una transmisión del “Lago de los Cisnes” desde el Teatro Bolshoi seguido de un breve comunicado transmitido por la televisión en el que se informó a la ciudadanía que Gorbachov no estaba en condiciones de seguir gobernando por razones de salud y que se había decretado un estado de emergencia para impedir que el país cayese en “el caos y la anarquía”.

Al mismo tiempo, cientos de tanques y otros vehículos blindados se desplegaron por las calles de Moscú en una demostración de fuerza.

Boris Yeltsin (quien gobernaba una de las 15 repúblicas soviéticas y después se convertiría en Presidente de Rusia) a menudo había estado en desacuerdo con Gorbachov, pero ahora se había convertido en su aliado más importante y más visible.

Miles de personas opuestas al golpe se concentraron frente al edificio de la Federación Rusa. Yeltsin se unió a ellos, subió a lo alto de un tanque T-72 con megáfono en mano y llamó a una huelga general. Al día siguiente, exigió ver a Gorbachov e insistió en que lo examinaran médicos extranjeros.

Las multitudes fuera del Parlamento ruso aumentaron a 150 mil y levantaron barricadas, recorrieron las calles e ignoraron un toque de queda dispuesto por los golpistas.

El miércoles, cuando la marea se volvió en contra de los intransigentes, las tropas soviéticas se retiraron del centro de Moscú y los líderes del golpe huyeron. El jueves de ese año, Gorbachov regresó a Moscú para reafirmar el control.

Estuvo preso tres días en manos de los golpistas. Y cuando volvió a Moscú, era un rehén de Yelstin. Le debía su liberación. Yeltsin pasó a ser el actor político número uno”.

Andrei Grachov, portavoz de Gorbachov en 1991.

El golpe se había desmoronado, pero fue crítico. Yeltsin lo había reemplazado como símbolo de la democracia en Rusia.

Menos de cuatro meses después del fallido golpe, Yeltsin y los líderes de otras repúblicas soviéticas disolvieron la Unión Soviética.

El 24 de diciembre, Gorbachov renunció como Secretario General del Partido Comunista y disolvió su Comité Central. El 25 de diciembre, se selló el final formal del imperio soviético cuando renunció como presidente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

PREMIO NOBEL 1990

Gorbachov ganó el Premio Nobel de la Paz en 1990 por su papel en el fin de la Guerra Fría y pasó sus últimos años recogiendo elogios y premios de todos los rincones del mundo. Sin embargo, era muy despreciado en casa.

Los rusos lo culparon por la implosión de la Unión Soviética en 1991, una superpotencia que alguna vez fue temible y cuyo territorio se dividió en 15 naciones separadas. Sus antiguos aliados lo abandonaron y lo convirtieron en el chivo expiatorio de los problemas del país.

Un cuarto de siglo después del colapso, Gorbachov dijo a AP que no había considerado el uso generalizado de la fuerza para tratar de mantener unida a la URSS porque temía el caos en un país nuclear.

El país estaba cargado hasta los topes de armas. Y hubiera empujado inmediatamente al país a una guerra civil".

Mijail Gorbachov, ex líder soviético.