Celebran su logro

Paulina Albarrán, Ana Paula Gaxiola y Marcos Franco

Un cúmulo de emociones se vivió durante la fiesta de graduación de la generación 2021 del Instituto Mexicano Regina.

Las 64 egresadas, en compañía de sus familiares, se dieron cita en un recinto al sur de la Ciudad, donde asistieron con las mejores vibras para sellar una gran etapa de sus vidas, al lado de quienes fueron sus compañeras durante muchos años.

Nicole Aziz, Alejandra Courtney, Nicole Hicks, Mariana Vivanco, María Guinea, María García,
Ana Paula Breña y Paulina Dodero

Extrañaré estar a diario con mis amigas y los desastres que hacíamos en el salón, me gradúo con ellas, que son mis hermanas. No pude ser más feliz en estos seis años que estuve aquí”.

Nicole Aziz, quien estudiará Negocios y Administración en la Universidad Panamericana

Lo que más extrañaré es verlas todos los días, estar juntas y convivir; éramos muy unidas. Me emociona cerrar esta etapa y comenzar una nueva”.

Paulina Dodero, quien estudiará una ingeniería en el Instituto Tecnológico de Monterrey
Alexia Castro y Marina Casas

Debido a la pandemia, todos los asistentes se realizaron una prueba para detectar Covid-19, misma que mostraron en la entrada de la sala de banquetes, con el propósito de brindar mayor seguridad a las alumnas y sus seres queridos.

Michelle y Fernando Zambrana

De este modo, tras superar el nerviosismo e incertidumbre sobre si se podría realizar su velada a causa de la crisis de salud, las festejadas llegaron al ansiado momento, que, aunque tuvo ciertas restricciones para evitar contagios, lo disfrutaron al máximo.

Definitivamente no fue fácil, la epidemia fue algo que nos tomó a todas por sorpresa, tuvimos que hacer muchos ajustes, pero, al final, estamos orgullosas del resultado. Dejo mi cariño, alegrías y la huellita que pude dar al ser buena onda con mis maestros y las chicas, entregué lo mejor en el colegio”.

María Guinea, miembro del comité de organización

Son lo máximo, están emocionadas, aunque por la crisis no tuvieron la típica graduación de miles de personas, como se hace cada año, sí lograron festejar; además, se hicieron cargo de todo, los papás no se metieron en nada”.

Rosalía Bastón, event planner de la fiesta y madrina de María Guinea, una de las graduadas

Casi al caer la tarde, las futuras universitarias hicieron su entrada al ritmo de “Owl City”, de The Verge y Aloe Blacc, para ser recibidas entre aplausos y gritos de emoción, en un ambiente que aprovecharon para crear un círculo en el que brincaron y se abrazaron entre ellas.

Mónica Quinzaños, María Senderos y Leyre Quevedo

Posteriormente, disfrutaron de un coctel en el que compartieron drinks y canapés con sus invitados, quienes sólo estuvieron presentes poco tiempo, el cual emplearon para tomarse fotografías y felicitarlas por el próximo rumbo que tomarán.

Estoy muy contenta de verla salir de la prepa y festejar. A esta generación le deseo que le vaya muy bien en lo que sigue, el futuro, que tenga mucho éxito”.

Paulina Albarrán, mamá de la egresada Ana Paula Gaxiola,

Al final, las homenajeadas se acomodaron en dos mesas largas para gozar de la cena, lo cual significó otra parte del festejo, pues aún les esperaba el after con sus amistades, quienes llegaron más tarde para continuar con la festividad.

Clarissa García, Regina Garza, Carla Couttolenc y Ximena Gómez

Mis papás me felicitaron, están orgullosos de mí por ser buena alumna. Lo que más me gustó fue estar con todas y bailar con ellas, era como lo imaginaba”.

Carla Couttolenc, quien estudiará Mercadotecnia en la Ibero

Con glamour

  • El brillo de la noche se acentuó con los outfits de cada una de las graduadas, quienes demostraron que se toman muy en serio el estilo para las fechas importantes.
  • Las ocho miembros del comité, en conjunto con sus compañeras, eligieron los colores que imperaron en la decoración, gris y amarillo, tonalidades en tendencia y características de su institución, las cuales complementaron con follajes verdes, que brindaron un aspecto más natural al entorno.

 

La logística

  • El evento se dividió en tres etapas para evitar aglomeraciones y demasiado contacto entre los asistentes.
  • Durante el coctel, las chicas estuvieron junto a sus familias e hicieron su entrada oficial; después, las despidieron de la fiesta y les agradecieron su apoyo para comenzar otra parte del festejo.
  • Posteriormente, en dos mesas largas de estilo imperial, se sentaron para disfrutar de la cena.
  • Al finalizar la noche, recibieron a algunas amistades para gozar de un after único.