Para Mariana Sakar, la cuarta edición del Gratitude Fest, evento que fundó, significó un gran reto personal y profesional, del cual se siente orgullosa, pues los más de 40 asistentes conectaron con su interior de una manera muy especial.

Durante dos horas, las cuales transcurrieron con música en vivo de Javier Bautista, la creadora del festival impartió una clase de kundalini, actividad central del evento.

Esta es la yoga madre, el despertar de la conciencia, mientras más se practique, se encontrará la frecuencia más elevada y eso es la gratitud, por lo que en esta actividad se hace una confrontación de tu ego para abrir tu ser, pues ambos están muy vinculados”

Mariana Sakar

Por otra parte, entre las presentes estuvo Arlette Esqueda, quien reveló que en el taller abrió su corazón para el resto de la tarde y fue una experiencia diferente a lo que vive a diario.

“Esto es un mundo distinto, un universo que me invita a ser más consciente del presente, de lo que tengo y soy. Me queda claro que agradecer todos los días ayuda a juntar fuerzas para salir adelante y creo que todos debemos partir de eso para entregarnos a la vida como debe ser”, dijo la master coach de indoor cycling.

Arlette Esqueda
Sharon Cohen
Javier Bautista

Algunos de los asistentes coincidieron en que la sesión estuvo coordinada y muy completa, pues además de poses, también realizaron ejercicios de respiración y aprendieron que en todo momento se debe vibrar en cierta frecuencia para estar en su centro y armonía.

Beatriz Moses
Rosario Hoppenstedt y Paulina Landa

Lo primero es siempre estar presentes, ser conscientes de nosotros mismos y de nuestro entorno; a veces, vamos muy rápido y se nos olvida voltear al interior”.

Paulina Landa