Este 8 de febrero, reverendos, rabinos y otros líderes religiosos instaron al presidente ejecutivo de Meta, Mark Zuckerberg, a detener definitivamente el plan de crear una versión de Instagram para jóvenes, en una carta enviada por el grupo de defensa Fairplay y su Children’s Screen Time Action Network

Después de mucha meditación y oración, afirmamos que las plataformas de medios sociales que se dirigen a cerebros inmaduros, practican una extracción de datos poco ética y se inspiran en motivos de lucro no son una herramienta para el bien de los niños"

Carta, firmada por más de 70 líderes religiosos

Los planes de Instagram, suspendidos en septiembre, han sido polémicos por meses.

Crítica instantánea

Meta—en ese momento Facebook—anunció el desarrollo de una aplicación de Instagram Kids en marzo de 2021 y dijo en ese momento que estaba “explorando una experiencia controlada por los padres”.

El desarrollo de Instagram para una audiencia más joven se encontró con una oposición amplia casi de inmediato. En mayo de 2021, un grupo bipartidista de 44 fiscales generales de Estados Unidos le escribió al director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, instándolo a abandonar el proyecto, citando el bienestar de los niños.

Citaron el aumento del ciberacoso, la posible vulnerabilidad a los depredadores en línea y lo que llamaron el “registro accidentado” de Facebook en la protección de los niños en sus plataformas.

El anuncio siguió a una serie de investigación de The Wall Street Journal que informó que Facebook sabía que el uso de Instagram por parte de algunas adolescentes generaba problemas de salud mental y ansiedad.

Josh Golin, director ejecutivo del grupo de defensa digital infantil Fairplay, instó a la compañía a desconectar permanentemente la aplicación. Lo mismo hizo un grupo de miembros demócratas del Congreso.

Esta no es la primera vez que Facebook recibe una reacción violenta por un producto dirigido a niños. Los expertos en desarrollo infantil instaron a la compañía a cerrar su aplicación Messenger Kids en 2018, diciendo que no estaba respondiendo a una “necesidad” como insistió Facebook, sino que estaba creando una. En ese caso, Facebook siguió adelante con la aplicación.

Suspensión temporal

Meta suspendió en septiembre pasado el desarrollo de su versión infantil de Instagram, dirigida a niños menores de 13 años, para abordar las preocupaciones que han surgido sobre la vulnerabilidad de los usuarios más jóvenes.

Adam Mosseri, director de Instagram, sostuvo que la empresa cree que es mejor para los niños menores de 13 años tener una plataforma específica para contenido apropiado para su edad, y que otras empresas como TikTok y YouTube tienen versiones de aplicaciones para ese grupo de edad.

Dijo en una publicación de blog que es mejor tener una versión de Instagram donde los padres puedan supervisar y controlar su experiencia en lugar de confiar en la capacidad de la empresa para verificar si los niños tienen la edad suficiente para usar la aplicación.

Creo firmemente que es bueno crear una versión de Instagram que esté diseñada para ser segura para los preadolescentes, pero queremos tomarnos el tiempo para hablar con los padres, los investigadores y los expertos en seguridad y llegar a un mayor consenso sobre cómo avanzar”.

Adam Mosseri, director de Instagram, en una entrevista en el programa “Today” de NBC.

Mosseri dijo que Instagram para niños está destinado a personas de entre 10 y 12 años. Requerirá el permiso de los padres para unirse, no tendrá publicidad e incluirá contenido y funciones apropiados para la edad. Los padres podrán supervisar el tiempo que sus hijos pasan en la aplicación, supervisar quién puede enviarles mensajes, quién puede seguirlos y a quién pueden seguir.

Si bien el trabajo se detiene en Instagram Kids, la compañía ampliará las herramientas de supervisión parental opcionales a las cuentas de adolescentes de 13 años o más. Se darán a conocer más detalles sobre estas herramientas en los próximos meses, dijo Mosseri.