Aunque parezcan similares, los cigarros, los vapeadores y IQOS son tres productos diferentes. La gran diferencia es que solo los dos últimos reducen la exposición al humo y a los tóxicos que emite el cigarro combustionado.

Por ello, es clave entender en qué radican esas diferencias para tomar una decisión informada en caso de que se quiera cambiar a una mejor alternativa, como IQOS, un dispositivo de calentamiento de tabaco

Vamos por partes para entender esta gran diferencia.

¿Qué es IQOS?

IQOS es un dispositivo creado con la más avanzada tecnología que logra calentar tabaco sin quemarlo gracias a un sistema de control de temperatura interno que lo calienta a una temperatura controlada, mientras que el cigarro tradicional quema el tabaco a temperaturas muy altas.

Esto significa que IQOS evita el humo, las cenizas y, lo más importante: reduce significativamente la emisión de sustancias tóxicas que normalmente están presentes en el humo del cigarro.

¿Por qué es diferente al vaporizador?

IQOS utiliza tabaco real que contiene nicotina natural, mientras que los vaporizadores funcionan calentando líquido que puede contener o no nicotina.

Previous
Next

¿Por qué es bueno que no se produzca humo?

Al evitarse la combustión no se produce humo, esto significa que es menos probable que molestes a los que están a tu alrededor y se producen 95 por ciento menos sustancias tóxicas, comparado con los cigarros.

Además, no tendrás olor en la ropa, manos o pelo, pues el dispositivo no produce humo, sino un aerosol que evita que el olor a tabaco se impregne. De ahí la importancia de considerar a IQOS como una mejor alternativa frente al cigarro tradicional.

Ya sabes cuál es la diferencia entre quemar y calentar cuando de tabaco se trata, así que si quieres otras opciones diferentes al cigarro, IQOS puede ser la indicada.

Recuerda que la mejor opción siempre será dejar de fumar, pero para quienes deciden no hacerlo, existen mejores alternativas al cigarro.