SUS PRIMEROS AÑOS

James “Jim” Douglas Morrison nació el 8 de diciembre de 1943, en Melbourne, Florida; hijo de Clara y George Morrison y hermano de Anne y Andy Morrison.

Su familia y él vivieron en diversas ciudades de Estados Unidos debido a que su padre era militar, y regularmente tenía que trasladarse a diversas bases en el País.

Su vida un tanto nómada mermó en su forma de conceptualizar el mundo y en cómo se relacionaba con otros; como no se quedaba mucho tiempo en un mismo lugar, se refugió entre la literatura y la poesía para expresar sus emociones.

Realizó estudios universitarios en la Universidad Estatal de Florida y la Universidad de California, donde se especializó en cine, pero al final decidió dedicarse a lo que siempre amó: la poesía.

Esta etapa en su juventud fue muy importante para él, ya que tuvo un acercamiento total con las drogas (entre ellas el peyote, la marihuana y el LSD, su favorita), y también conoció al amor de su vida, Pamela Courson.

Tiempo después su amor por las letras lo unieron con Ray Manzarek, quien se enamoró de la forma en la que sus poemas podían transformarse en canciones, por lo que le propuso formar una de las bandas más famosas del mundo: The Doors.

EL NACIMIENTO DE LA LEYENDA

Tras una ardua búsqueda de los demás miembros de la agrupación, al final se definió que sus integrantes, además de Morrison y Manzarek, serian Robby Krieger y John Densmore, quienes de hecho ya pertenecían a otra banda: The Psychedelic Rangers.

El nombre del grupo nació gracias al ensayo Las Puertas de la Percepción, que el famoso escritor Aldous Huxley realizó sobre la mescalina. Dato curioso: Huxley se inspiró a su vez del escritor William Blake para el título del libro.

Dieron varios conciertos pequeños en localidades variadas de Estados Unidos hasta que fueron contratados para actuar en un bar, en donde se popularizó completamente el tema “The End”, al que Morrison solía quitarle y agregarle elementos a voluntad, muy ligado a su estado de ánimo.

Fue justo en una de sus presentaciones en la que los miembros del grupo tuvieron que llevar al vocalista a rastras porque había consumido gran cantidad de drogas y alcohol. Morrison decidió realizar una interpretación especial, para la que se inspiró en el texto Edipo Rey, de Sófocles, que causó sensación entre el público… aunque no en el dueño del establecimiento.

Father? (¿Padre?) Yes, son? (¿Sí, hijo?) I want to kill you... (Quiero matarte) Mother? (¿Madre?) I want to... fuck you! (Quiero... ¡follarte!)

Jim Morrison, en su interpretación legendaria de 'The End'

El propietario del local creyó que había sido demasiado, y decidió despedir a la agrupación; no obstante la mala suerte poco le duró, puesto que el productor Paul A. Rotchild, dueño de la firma Elektra Records, se encontraba en el lugar aquella noche, y pidió al grupo firmar un contrato de grabación para realizar un disco cuanto antes.

Fue así como el álbum The Doors llegó al mundo en 1967, con el sencillo “Light My Fire”, escrito por Krieger, a la cabeza de las listas de popularidad como Billboard.

MOMENTOS AGRIDULCES

New Heaven: a Morrison lo detuvo la Policía durante el concierto que dio en el New Heaven Arena, en diciembre de 1967, ya que detrás del escenario tuvo un encuentro sexual con una mujer y fue sorprendido por un oficial, quien le roció gas pimienta porque no quiso atender las indicaciones y sin saber que él era el vocalista de la banda. 

Miami: sin que esa fuera su intención, Morrison dejó marcada la reputación de la banda tras el show que dio en el Dinner Key Auditorium en marzo de 1969, evento donde se dobló la capacidad de asistentes del local, de 6 mil 900.

En el concierto, el vocalista incitó a los asistentes a marcar una revolución y a salir a las calles ese verano a hacer lo que quisiera de manera pública; se dice que incluso Morrison se desvistió mientras daba su discurso, por lo que fue demandado por exhibicionismo debido a este incidente. Tras el riesgo de ser llevado a prisión, decidió renunciar a la música dos años después.

TRÁGICO (Y MISTERIOSO) DECESO

Pamela Courson, su pareja de vida (aunque de manera intermitente), encontró al músico sin vida el 3 de julio de 1971, en la bañera de su piso en Le Marais, París, lugar en el que vivían juntos.

Mucho se especuló sobre el deceso de Morrison: que habría sido suicidio o incluso un asesinato, pero al final se declaró que falleció debido a un paro cardíaco.

El hecho no dejó de atraer miradas chismosas y especulaciones por lo extraño del evento: algunos dijeron que su padre se había llevado el cuerpo del famoso de un cementerio de Francia a Estados Unidos; otros afirmaron que sufrió una sobredosis a la heroína, sustancia a la que no era tan aficionado.

Incluso, la cantante Marianne Faithfull reveló a la revista Mojo que el noble francés Jean de Breteuil fue quien le dio la heroína de alta pureza a Morrison, siendo así el causante de su muerte.

El poeta murió a la edad de 27 años, al igual que otros famosos como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain y Amy Winehouse.

En su epitafio se escribió la frase griega “KATA TON AIMONA EAYTOY”, que podría significar “fiel a su espíritu” o “en concordancia con su propio demonio”.

SUS MEJORES ROLAS

De acuerdo con Billboard, estos son algunos de los temas más populares de The Doors.

ROADHOUSE BLUES

Se estrenó en el disco Morrison Hotel, de 1970, y fue escrita por todos los miembros del grupo. Fue el B-Side del sencillo “You Make Me Real”, y llegó a la posición 50 del listado Billboard Hot 100 en ese mismo año.

WAITING FOR THE SUN

El tema tiene el mismo nombre que el tercer álbum de estudio del grupo, que se lanzó en 1968, aunque curiosamente no formó parte de este disco sino de Morrison Hotel por motivos desconocidos.

BREAK ON THROUGH (TO THE OTHER SIDE)

Forma parte del álbum debut de la agrupación y es considerada su primera canción oficial, aunque tuvo poco éxito cuando se estrenó, ya que sólo llegó al puesto 126 en el listado Billboard Hot 100. Además de ser la rola más emblemática de The Doors, ha sido usada en diversas películas, series y videjuegos.

LIGHT MY FIRE

También es parte del primer álbum de la banda, compuesto en su totalidad por Krieger, y es el primero de sus temas que alcanzó la primera posición en el listado Billboard Pop Singles en 1967.

THE END

Última canción de su disco debut y de las más especiales para Morrison, ya que fue gracias a ella con la que la banda consiguió su contrato discográfico. El filme Apocalypse Now también ayudó a popularizarla en los años 80.