Creadora de mundos mágicos

Karla Beteta

Durante el confinamiento a causa del Covid-19, Karla Beteta buscó alternativas para seguir con su proceso creativo, no estancarse y descubrir talentos ocultos que la han direccionado a crear cosas originales.

“En el encierro total en mi departamento, lo que me ayudó mucho fue hacer muchos sketches (dibujos rápidos) de todo lo que encontraba a mi alrededor: desde lo que veía en la azotea al asomarme en mi ventana, ver corriendo a la persona que vive en el edificio de al lado, cuando cocinaba o me ejercitaba o de mi esposo cuando estaba en un Zoom”, comentó la diseñadora industrial.

Traté de hacer uno diario y eso me hizo desarrollar la creatividad, pues cada vez los hacía más rápido, sin pensarlo tanto”.

Entre los momentos que la inspiran y que la llevan a adentrarse en una lluvia de ideas, están disfrutar de un atardecer, viajar, la hora del té, la arquitectura, el interiorismo, los postres y París, su ciudad favorita en el mundo.

El levantarme y meditar me ayuda a estar al día, pensar en algo y empezar desde cero. También, algo súper importante es una taza de té, siendo mi favorito el negro con algún sabor dulce como almendra, chocolate, caramelo o floral, como el earl grey”

explicó la joven de 34 años de edad.

Cuadros a la medida, decoración de muebles y objetos como libretas, ilustración de cuentos, fotos de producto para redes sociales, retratos y murales son algunos de los trabajos que realiza, los cuales se han dado a conocer de boca en boca por Instagram y a través de grupos de Facebook.

 

La pandemia me sirvió porque la gente empezó a ponerle más atención a los espacios en los que están viviendo, por lo que ahora me busca más para intervenir paredes en sus casas, pues quieren que el lugar en donde están sea más agradable y bonito, en especial, para los niños”

mencionó la egresada de la Anáhuac México Norte.

En casa de sus papás, Ignacio Beteta y Liliana Abadie, la creativa se encargó de decorar un cuarto de juegos, trabajo que la llenó de nostalgia.

“Gran parte de mi infancia fue Disney, de ver películas e ir a los parques. Ahorita, las hijas de mi hermana también son fans, por eso elegí la temática de las princesas, porque sabía que les iba a encantar porque están enloquecidas con ellas”, compartió la esposa de Daniel Morán.

Estuvo padre porque en vez de que fuera un lugar llenándose de las cosas, le dimos un uso para mis sobrinas con algo que también nos conecta a cuando éramos chiquitas”.

De primer nivel

Durante un intercambio en París, en el que tomó clases de arte de diferentes técnicas de pintura, historia de la moda y del arte, tuvo la oportunidad de copiar en óleo el cuadro ‘Madame Récamier’, de Jacques-Louis David.

Cortesía de foto Karla Beteta
Cortesía de foto Karla Beteta

Pintar en el Louvre es una de las experiencias más increíbles que he vivido, porque para escoger la obra que íbamos a recrear todo un día recorrimos el Museo. El estar rodeada de varias piezas de arte es una sensación impresionante”.

Con lápiz o plumín sobre una hoja de papel, la creativa explotó al máximo su creatividad durante el confinamiento, dibujando interpretaciones de su entorno o de su esposo.

Cortesía de foto Karla Beteta
Cortesía de foto Karla Beteta

Toque único

El 2 de junio de 2018, Karla Beteta unió su vida con Daniel Morán y, además de encargarse de cada detalle de su festejo, ella pintó la pista de baile, en la que plasmó figuras abstractas con colores pasteles que hicieron match con la decoración de su boda.

Cortesía de foto Karla Beteta
Cortesía de foto Karla Beteta