El Programa Escuelas de Tiempo Completo (PETC) nació en 2007, en la Administración de Felipe Calderón, con el objetivo de elevar la calidad de la educación básica de alumnos mexicanos.

Extendió la jornada de clases de 800 a mil 200 horas anuales, durante las que recibían alimentación costeada por el Estado. 

Beneficiaba a:

  • 170,000 planteles de educación básica.
  • 70% escuelas de zonas marginadas.
  • 3.6 millones de estudiantes.

Con la ampliación de horario, se seguían seis líneas de trabajo:

  1. Fortalecimiento del aprendizaje sobre los contenidos curriculares
  2. Uso didáctico de las Tecnologías de la Información y la Comunicación
  3. Alimentación saludable
  4. Aprendizaje de una lengua adicional
  5. Arte y cultura
  6. Recreación y desarrollo físico

En 10 años de operación, obtuvo buenos resultados según evaluaciones de las pruebas Enlace y Planea, y fue corroborado por las auditorías de desempeño realizadas por la Auditoría Superior de la Federación.

El recorte paulatino:

  • En 2018, el programa contó con 11 mil 243 millones de pesos
  • De 2019 a 2020 prácticamente se redujo a la mitad, al pasar de 10 mil 190 millones de pesos a 5 mil 100 millones
  • En 2021, se destinaron 5 mil millones de pesos, que se integraron a la partida de La Escuela es Nuestra

Este 2022, el programa ya no tuvo clave presupuestaria, es decir, desapareció. Los recursos fueron dirigidos al programa La Escuela Es Nuestra, creado en esta Administración, dirigidas sólo a invertir en infraestructura escolar. Tiene asignados 14 mil millones de pesos.

Organizaciones como Mexicanos Primero han interpuesto amparos para que al menos se le otorguen 5 mil millones de pesos y se garantice su existencia, pero no ha habido una resolución definitiva, y mientras, estas escuelas dejarán de operar.

Activistas advirtieron que ahora las madres trabajadoras, en quienes recae en su mayoría la responsabilidad del cuidado de escolares, tendrán que pagar por la vigilancia de sus hijos o buscar empleos con horarios reducidos, y los menores deberán permanecer fuera de la escuela en horarios sin la protección de sus padres.

Aplicar a rajatabla la política de austeridad no ha sido una buena decisión. Lo que vemos es claramente también esta apuesta a desaparecer todo lo que no sea producto de esta Administración sin una evaluación sobre si funciona o no".

Manuel Guadarrama, coordinador de Gobierno y Finanzas del IMCO

La desaparición de las Escuelas de Tiempo Completo es un golpe más de este Gobierno a las mujeres. A las mujeres se nos ha dejado la responsabilidad casi exclusiva de los cuidados, y cuando los horarios de escuelas no es ampliado, se les dificulta, aún más, acceder a empleos".

Martha Tagle

Este 28 de febrero, en la conferencia mañanera, la titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez, confirmó la desaparición de este programa, cuyos recursos -dijo- estarán destinados al de La Escuela es Nuestra, que tiene como objetivo la rehabilitación de escuelas.

Este 4 de marzo, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, ambos morenistas, informaron que el programa no desaparecerá en sus entidades.

“Vamos a mantener las escuelas de tiempo completo en la ciudad, estamos trabajando con recursos propios”, indicó Sheinbaum.

“Anuncio que el Gobierno del Estado costeará en la entidad el programa Escuelas de Tiempo Completo y, con ello, evitar el impacto a 93 mil alumnos”, dijo Barbosa.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló que La Escuela es Nuestra tuvo irregularidades en el ejercicio del presupuesto de 2020, puesto que no pudo acreditar 573.6 millones de pesos.

En su informe de Cuenta Pública 2020, publicado este año, señaló que el programa, enfocado a la rehabilitación de planteles escolares, carecía de mecanismos periódicos de seguimiento, supervisión y evaluación, así como de plazos máximos para ejercer el recurso o para comprobar su aplicación.