Los recién egresados del Instituto Cumbres México cerraron uno de los capítulos más importantes de su casa de estudios al graduarse como la última generación varonil de la historia.

Sesenta y nueve jóvenes protagonizaron una velada en la que la euforia y orgullo por culminar la preparatoria, en uno de los colegios para hombres más prestigiosos del País, inundó sus corazones.

José, Javier y Bernardo Kuri
Mariano, Claudia y Manuel Leycegui

“Vivimos toda la transición de la escuela a Prepa Anáhuac México Campus Cumbres, es decir, sólo chicos entramos a cuarto grado y en quinto se hizo mixto, por eso, con nosotros se acaba todo lo que era antes, lo cual nos llena de nostalgia y satisfacción”, explicó Mariano Leycegui, futuro alumno de la Universidad
Iberoamericana.

De este modo, con la introducción del nuevo modelo educativo, así como la pandemia, la cual los mantuvoen clases virtuales durante el último año, los graduados describieron su paso por el bachillerato como una etapa llena de cambios

Patricio Ochoa y Ana Paula Michel

"Siento muchísima emoción de estar aquí, pues fue muy difícil después de una pandemia, a algunos de mis compañeros no los había visto; nos esperan caminos separados, pero siempre como hermanos”.

PATRICIO OCHOA, futuro alumno del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey
Sebastián Guerrero, Maricarmen Gil, Marisa Valencia y Alfonso Otero

“Si algo me enseñó este lugar fue a adaptarme a lo que se presente, no nos quedó de otra más que aceptar las circunstancias, pero supimos cómo resolverlas, y hoy estamos aquí encantados”, expresó Javier Juraidini, presidente de la generación 2021.

Es así que decorado al estilo campestre, el Jardín Los Cedros fue el spot que albergó a los más de 700 invitados, quienes en punto de las 21:00 horas, recibieron a los anfitriones al ritmo de “You Give Love A Bad Name”, de Bon Jovi.

Iñaki y Germán Álvarez con Alejandra Arocha, Santiago Álvarez y Fátima Alonso
Javier Juraidini y Sebastián Omaña

Luego del banquete, los festejados tomaron asiento en la pista y se proyectó su tradicional video, el cual trató sobre una terapia psicológica que enfatizó el valor de la fraternidad ante a los problemas a través sus testimonios.

“Fue difícil pasar por varias transformaciones a lo largo de la prepa, pero ayudó a que nos uniéramos más. Hoy tenemos una hermandad buena, en la que los recuerdos no se comparan con las dificultades”, comentó Patricio Ochoa, próximo estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Mariana Vivanco y Roberta Salazar

Uno de los momentos más esperados para los jóvenes fue cuando se abrió la pista, pues junto a sus novias o amigas, sacaron sus mejores pasos de baile al ritmo de pop, reguetón y música disco.

Sin embargo, el reven no acabó ahí para los celebrados, pues, al terminar la fiesta con sus seres queridos, los esperaba un after en casa de uno de ellos, donde a las 5:00 horas del siguiente día tocó el
Grupo Tropical Los Gorriones.

Santiago Schietekat y Alberto González, socios de LYD Producciones y organizadores de la fiesta.

Momentos únicos

Cerca de las 20:00 horas, los festejados se formaron por estaturas para tomarse dos fotos de generación: la primera, con pose seria y, la segunda, abrazados y orgullosos de su hermandad.
En punto de las 21:00 horas, los ex preparatorianos desfilaron con humo de colores rumbo a la pista al ritmo de “You Give Love A Bad Name”, de Bon Jovi. Al llegar, se abrazaron, saltaron y gritaron.
Tras el banquete, se transmitió el video, en el cual los graduados expresaron sus opiniones enfocadas en los valores que les dejó su instituto, así como sus planes a futuro.