¿Qué son los 'Papeles de Facebook'?

El proyecto de los “Facebook Papers” (Papeles de Facebook) representa una colaboración única entre 17 organizaciones periodísticas estadounidenses, incluida The Associated Press. Periodistas de todo tipo de empresas noticiosas, grandes y pequeñas, trabajaron conjuntamente para conseguir acceso a miles de páginas de documentos internos de la empresa obtenidos por Frances Haugen, la ex administradora de productos de Facebook que ahora está denunciando los manejos de la compañía.

¿De dónde vienen los documentos?

Los documentos en sí son versiones redactadas de revelaciones que hizo Frances Haugen a lo largo de siete meses a la Securities and Exchange Commission (Comisión de Bolsa y Valores) de Estados Unidos, en las que dijo que Facebook priorizó las ganancias por sobre la seguridad y no compartió con sus inversionistas y el público los resultados de sus propias investigaciones.

Sus denuncias abarcan una cantidad de frentes, desde los esfuerzos de Facebook por ganar una mayor audiencia hasta el daño que sus plataformas pueden hacer a los niños y su presunto papel en la promoción de la violencia política. Las mismas versiones de esas denuncias redactadas por el equipo legal de Haugen están siendo entregadas al Congreso como parte de su investigación. Este proceso continúa y el equipo legal de Haugen sigue entregando material al Congreso.

Estas son algunas de las revelaciones hasta el momento:

Barreras para pelear la desinformación

Según los documentos, Facebook sabe que ha no contratado suficientes trabajadores con las habilidades lingüísticas y el conocimiento de los eventos locales necesarios para identificar publicaciones objetables de usuarios en varios países en desarrollo, incluido en algunos de 

Los documentos también mostraron que Facebook emplea sistemas de inteligencia artificial para erradicar ese contenido que con frecuencia tampoco están a la altura. Asimismo, tampoco ha hecho fácil que sus propios usuarios globales marquen las publicaciones que violan las reglas del sitio.

Según advirtieron los empleados en los documentos, esas deficiencias podrían limitar la capacidad de la compañía para cumplir su promesa de bloquear el discurso de odio y otras publicaciones que infrinjan sus reglas en lugares desde Afganistán a Yemen.

Un ejemplo es que durante los ataques recientes en Gaza, Instagram prohibió brevemente el hashtag #AlAqsa, una referencia a la Mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén, pues explicó que sus algoritmos habían confundido el tercer sitio más sagrado del Islam con el grupo militante Al-Aqsa Martyrs Brigade, una rama armada del partido secular Fatah. 

Ignoró alertas para contener a antivacunas

En marzo, cuando en las redes sociales abundaban las denuncias de que las vacunas contra el Covid-19 eran inefectivas y hasta peligrosas, socavando los esfuerzos por contener el virus, algunos empleados de Facebook creyeron haber encontrado una forma de ayudar. Si se modificaban los parámetros para catalogar las publicaciones sobre las vacunas, se podía limitar la cantidad de información engañosa que veía la gente y ofrecer a los usuarios contenido de fuentes legítimas como la Organización Mundial de la Salud.

“A la luz de los resultados, supongo que trataremos de hacerlo lo más rápidamente posible”, escribió un empleado de Facebook en marzo, en respuesta a un informe interno sobre el estudio que habían hecho. Facebook, sin embargo, ignoró las recomendaciones del estudio. Y recién en abril hizo algunos cambios.

Cuando otro investigador de Facebook planteó en marzo que se desactivasen los comentarios sobre las publicaciones en torno a las vacunas hasta que la plataforma encontrase la forma de manejar mejor ese contenido, la propuesta fue también ignorada. Hay quienes dicen que Facebook tardó en reaccionar porque temía que cualquier medida que tomase afectaría sus ganancias.

Campañas de odio en India

Facebook en India ha sido selectivo para frenar el discurso de odio, la desinformación y las publicaciones incendiarias, particularmente el contenido antimusulmán, según los documentos, incluso cuando sus propios empleados arrojan dudas sobre las motivaciones e intereses de la empresa.

Desde investigaciones tan recientes como marzo de este año hasta memorandos de la compañía que se remontan a 2019, los documentos internos de la compañía en India destacan las luchas constantes de Facebook para sofocar el contenido abusivo en sus plataformas en India, el mercado de mayor crecimiento de la compañía. Las tensiones comunitarias y religiosas en India tienen un historial de hervir en las redes sociales y avivar la violencia.

Los archivos muestran que Facebook ha sido consciente de los problemas durante años, lo que plantea dudas sobre si ha hecho lo suficiente para abordarlos. Muchos críticos y expertos digitales dicen que no lo ha hecho, especialmente en los casos en los que están involucrados miembros del gobernante Partido Bharatiya Janata del Primer Ministro Narendra Modi, el BJP.

'Mercado' de trabajadoras

En 2019, Apple amenazó con retirar Facebook e Instagram de su tienda de aplicaciones por preocupaciones sobre el uso de la plataforma como herramienta para comerciar y vender trabajadoras domésticas en el Medio Oriente.

Después de prometer públicamente que tomaría medidas enérgicas, Facebook reconoció en documentos internos obtenidos por The Associated Press que estaba “infringiendo las actividades abusivas confirmadas” que vio a las mujeres filipinas quejándose en el sitio de redes sociales de haber sido abusadas. Apple cedió y Facebook e Instagram permanecieron en la tienda de aplicaciones.

Pero la represión de Facebook parece haber tenido un efecto limitado. Incluso hoy en día, una búsqueda rápida de “khadima”, o “sirvientas” en árabe, hará que aparezcan publicaciones con fotografías de personas africanas y sudasiáticas con las edades y los precios al lado de sus imágenes. Esto, pese a que el Gobierno de Filipinas tiene un equipo de trabajadores que no hace nada más que buscar en las publicaciones de Facebook todos los días para tratar de proteger a los solicitantes de empleo desesperados de las bandas criminales y los reclutadores sin escrúpulos que usan el sitio.

La insurrección del 6 de enero

Mientras los partidarios de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, luchando contra la policía y obligando a los legisladores a esconderse, se estaba produciendo una insurrección de otro tipo dentro de Facebook.

En California, los ingenieros se apresuraron a ajustar los controles internos para frenar la difusión de información errónea y contenido incitador. Las acciones de emergencia, algunas de las cuales se revertieron después de las elecciones de 2020, incluyeron prohibir a Trump, congelar los comentarios en grupos con antecedentes de incitación al odio, filtrar el grito de guerra “Stop the Steal” y empoderar a los moderadores de contenido para que actúen de manera más asertiva al etiquetar a Estados Unidos es un “lugar temporal de alto riesgo” para la violencia política.

Al mismo tiempo, estalló la frustración dentro de Facebook por lo que algunos vieron como la respuesta vacilante e inconsistente de la compañía al creciente extremismo en el país

¿No hemos tenido tiempo suficiente para descubrir cómo gestionar el discurso sin permitir la violencia? Hemos estado alimentando este fuego durante mucho tiempo y no debería sorprendernos que ahora esté fuera de control".

Empleado de Facebook en un mensaje interno

Es una pregunta que todavía se cierne sobre la compañía hoy, mientras el Congreso y los reguladores investigan la participación de Facebook en los disturbios del 6 de enero.