Gloria González y Carrocera

Amor incondicional y entrega a la familia, así como el compromiso con la sociedad de ayudar a quienes lo necesitan son los valores que Gloria González dejó en sus seres queridos tras su sensible fallecimiento.

Nació el 3 de agosto de 1941 en la Ciudad de México. Fue la hija menor de Elías González y Josefina Sánchez Carrocera, quienes procuraron una infancia feliz para ella y su hermana, Carmina, a la que consideró como una gran compañera de vida, pues fueron inseparables, confidentes y leales entre ellas.

Gloria, Elías y Carmina González con Josefina Sánchez Carrocera
"Cuando naciste, ya te esperaba con gran ilusión, entonces, empezaste a compartir conmigo tus alegrías, travesuras, risas, fiestas, amigas y viajes. Más adelante, construimos nuestras propias familias, esto nos unió más, fuiste mi adorada hermana y mejor amiga, cómplice, confidente, compañera de hermosos momentos y dolor. Te adelantaste y te extraño muchísimo; ahora me esperarás para reunirnos con nuestros maravillosos papás y, sobre todo, junto a Dios”.
CARMINA GONZÁLEZ,
hermana

De pequeña fue muy consentida por su padre, a quien veía como un príncipe y disfrutó grandes momentos con él, como viajes a Europa y Sudamérica, a donde acudía por trabajo.

Estudió en The Mexico City School y en su juventud trabajó en la Embajada de los Estados Unidos en México; posteriormente, en una tienda de decoración y, después, curso el primer año de la licenciatura de Derecho, en la Universidad Autónoma de México.

En esa época conoció al amor de su vida, Lucio Rodríguez, con quien se casó el 27 de octubre de 1962. Junto a él formó una familia sólida, basada en el amor, respeto y compresión; además, ella fue su motor, pues lo impulsó en su carrera y estuvo a su lado en todas las decisiones, lo cual hizo que compartieran 59 años de matrimonio.

En su boda, el 27 de octubre de 1962, con Lucio Rodríguez.

Agradezco a mi esposa, Gloria, por ser parte fundamental en mi proyecto de vida, juntos hicimos una maravillosa familia. Me fortaleció y ayudó a tomar decisiones para lograr éxitos empresariales en los que pude realizarme plenamente. Gracias por tu apoyo incondicional”.

LUCIO RODRÍGUEZ, esposo

Tuvo cuatro hijos: José Lucio, Roberto, Lorena y Renata, quienes coinciden en que Gloria fue una hija, hermana, amiga, madre y abuela respetuosa, con mucha generosidad y siempre motivada por apoyar a la gente, lo cual fue una de las enseñanzas más grandes que les dejó.

Sus ocho nietos: Roberto, Elizabeth, Alexa, Omar, Pablo, Santiago, Isabella y Andrea también la recuerdan con mucho cariño gracias a los días de convivencia y llenos de amor que vivieron al lado de ella.

(Arriba) Andrea López, Renata Rodriguez, Santiago López, Roberto e Isabela Rodríguez con Pablo López Jr., María Eugenia Ríos y Pablo López. (Abajo) Alexa y Lorena Rodríguez con Gloria González, Lucio y José Lucio Rodríguez

Mi mamá siempre fue un alma libre, rebelde, revolucionaria, divertida, generosa, de mente ingeniosa, conservadora y traviesa. Tuvo un corazón tan grande y gracias a su ejemplo, mi papá, sus hijos y nietos, cambiamos para construir un mundo más generoso. Ella nos cobijaba todos los días, tenía un brillo especial que iluminaba los caminos por los que pasaba”.

LORENA RODRÍGUEZ, hija

Entre sus grandes pasiones destacó ser voluntaria en el Centro Médico ABC, donde formó parte del grupo de mujeres altruistas Pink Ladies, junto al que llevó consuelo y compañía a los enfermos que necesitaban ser escuchados.

Junto a las damas voluntarias del Centro Médico ABC, también conocidas como Pink Ladies, la señora Gloria apoyó a los enfermos, a quienes acompañaba durante su estancia en el hospita
"Fue una persona llena de vida, que gozó inmensamente ser parte de las Pink Ladies. Visitaba a los pacientes internados para darles aliento, platicaba con todos, pero su misión primordial era los enfermos y sus familias”.
ALICIA FUSONI,
voluntaria de Pink Ladies
"Fue una gran mujer guerrera; la quise como a una hermana. Siempre un ejemplo de bondad y educación, la admiré por su actitud positiva ante sus enfermedades y problemas; además, me hacía saber que lo más importante en su vida era su esposo, hijos, nietos y hermana. Te extraño mucho y te llevaré siempre en mi corazón”.
PUCKY MARGOT,
voluntaria de Pink Ladies

Amigos y familiares la tienen en su memoria como un ejemplo de determinación, constancia y lucha, así como de naturaleza filantrópica y gran corazón. Quienes la conocieron aseguran que se mostró llena de agradecimiento y convicciones, además de que la caracterizaba la diversión y el amor incondicional.

Descanse en paz.

"Siempre es difícil ver partir a la gente querida, más cuando dejó huella en el corazón y esa es doña Gloria, sencilla, ecuánime, con un gran compromiso de ayudar a los demás, dando el ejemplo de hacer el bien sin importar a quién”.
XAVIER LÓPEZ ANCONA,
amigo
"Para mí, la señora Gloria fue un ejemplo de elegancia, simpatía y generosidad. Su casa y corazón siempre estuvieron abiertos a los amigos de sus hijos. Una gran mujer que nos deja el mejor de sus legados: su increíble familia. Los quiero con el alma”.
MELANIE DEVLYN,
amiga