0
personas murieron en EU durante 2021 a causa de armas de fuego.

Masacre de Parkland

El 14 de febrero de 2018, Nikolas Cruz, entonces de 19 años, comenzó un tiroteo en su antigua escuela, la preparatoria Marjory Stoneman Douglas, en la ciudad de Parkland, Florida.

Se abrió paso con un rifle semiautomático AR-15 y avanzó por los pasillos, mientras alumnos y maestros corrían para esconderse. “El tirador usó una máscara de gas, tenía granadas de humo y activó la alarma de incendios para que los jóvenes salieran de los salones”, señaló un senador tras hablar con el FBI.

Al final, Cruz había matado a 12 personas dentro de la escuela y 3 fuera de ella, según el alguacil del condado de Broward, Scott Israel. Dos más murieron en el hospital.

0
personas murieron en el tiroteo.

Cuando terminó, el adolescente tiró al piso su fusil AR-15 y su mochila con las municiones adicionales y salió corriendo del edificio. Luego intentar mezclarse con los estudiantes que huían con el objetivo de pasar desapercibido.

Pese a que todas las autoridades a decenas de kilómetros a la redonda lo estaban buscando, el sospechoso se dirigió a un Walmart, compró un refresco en Subway y entró a un McDonald’s, donde permaneció sentado durante un tiempo. No fue detenido sino hasta 40 minutos después de abandonar el local.

'Todo el mundo lo predijo'

Los compañeros de Cruz anticiparon la tragedia antes de que sucediera dado el comportamiento del ex alumno.”Mucha gente estuvo diciendo que sería él (Cruz) quien acribillaría la escuela”, dijo días después un estudiante a una televisora local. “Todo mundo lo predijo”.

El tirador había sido expulsado de la escuela por su mala conducta. También se expuso que publicaba fotografías de armas y animales muertos en redes sociales.

Días después de la masacre, el FBI reconoció que contó con una pista sobre Nikolas Cruz. En enero de 2018, una persona cercana a él advirtió a la agencia que Cruz contaba con un arma y que podría llevar a cabo un tiroteo en la preparatoria.

La declaración del FBI provocó la indignación del entonces Gobernador de Florida, Rick Scott, quien pidió la dimisión de Christopher Wray como jefe de la agencia. “Diecisiete personas inocentes están muertas, y reconocer un error no va a ser suficiente. El director del FBI necesita renunciar”, afirmó Scott.

A finales de 2021, el Gobierno de Estados Unidos llegó a un acuerdo con los sobrevivientes y familiares de las víctimas del tiroteo al comprometerse a pagar 127.5 millones de dólares.

En octubre de ese año, Cruz se declaró culpable de asesinato. “Siento mucho lo que hice y tengo que vivir con ello cada día”, externó tras declararse culpable de 17 cargos de homicidio y 17 cargos de intento de asesinato. “Me provoca pesadillas”.

Un juicio de pena determinará si Cruz recibirá una sentencia de muerte o cadena perpetua sin libertad condicional.

Cuando terminó, el adolescente tiró al piso su fusil AR-15 y su mochila con las municiones adicionales y salió corriendo del edificio. Luego intentar mezclarse con los estudiantes que huían con el objetivo de pasar desapercibido.

Pese a que todas las autoridades a decenas de kilómetros a la redonda lo estaban buscando, el sospechoso se dirigió a un Walmart, compró un refresco en Subway y entró a un McDonald’s, donde permaneció sentado durante un tiempo. No fue detenido sino hasta 40 minutos después de abandonar el local.

Exigen control de armas

El ataque de Parkland suscitó un movimiento de protesta antiarmas en Estados Unidos liderado por jóvenes.Tras la masacre, los alumnos de la preparatoria iniciaron una serie de protestas con el fin de la prohición del uso civil de armas de asalto y restringir el acceso a las mismas a personas con antecedentes relacionados a desordenes mentales.

Semanas después del tiroteo, el Congreso de Florida votó en contra de una moción para un proyecto de ley que buscaba prohibir la venta de rifles y cartuchos de gran capacidad.

Mientras que el ex Presidente Donald Trump, en una reunión con sobrevivientes y sus familias del tiroteo, expresó la idea de otorgar permisos de portación de armas a maestros, otros miembros del personal y la presencia de veteranos en las escuelas. En 2019, el programa Guardian permitió a los maestros en Florida ir armados para responder a posibles tiroteos.