MICROBIOTA INTESTINAL

Todo lo que consumes repercute en tu día a día.

Millones de seres microscópicos habitan al interior de las personas convirtiéndose en aliados que ayudan a mantener las funciones vitales del cuerpo, como generar más energía, sentirse contento y relajado, ir al baño correctamente, lograr un mayor rendimiento físico, tener predilección por antojos saludables, ser más longevo y alcanzar un peso sano.

¿QUÉ ES LA MICROBIOTA?

Son microorganismos que se encuentran en el intestino, por lo que es importante una buena alimentación para mantenerlos en balance.

Cuando la microbiota está en equilibrio te ayudará a digerir los alimentos, producir vitaminas y antioxidantes, generar moléculas antiinflamatorias, controlar la presencia de bacterias patógenas, fortalecer tu sistema inmune y lograr una buena salud intestinal.

Si el equilibrio se rompe corres el riesgo de inflamación, estreñimiento, depresión, mala digestión, sensibilidades alimentarias. Incluso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, intestinales, diabetes y obesidad".

Ceci de los Ríos, coach de bienestar integral

FIBRA, LA CLAVE

Los seres microscópicos se alimentan de fibras que el cuerpo no digiere, con lo que crea moléculas antiinflamatorias, antioxidantes, vitaminas y  neurotransmisores, por lo que, añade la especialista, es vital el consumo de semillas, frutas, verduras y cereales que aporten la fibra que necesitas.

Un dato relevante es que sólo una tercera parte de la microbiota intestinal es similar entre la población y el resto es específico de cada persona, dependiendo de los genes, la edad, la dieta y la cultura, por lo que más que nunca la alimentación debe ser personalizada, no solamente por los gustos personales, si no por las necesidades de tu microbiota.

Si tu alimentación es baja en fibra y alta en azúcares refinados, procesados, grasas saturadas y exceso de proteína animal, otros grupos de bacterias los convierten en compuestos con efectos negativos a tu salud como por ejemplo, moléculas que genera riesgos cardiovasculares, toxinas que producen riesgos renales, gases excesivos que causan distensión intestinal, sustancias perjudiciales que pueden dañar tu barrera intestinal".

Ceci de los Ríos, coach de bienestar integral

QUIÉNES VIVEN EN NUESTRO INTERIOR

INTESTINO DELGADO
Lactobacillus: son los microorganismos de la primera línea de defensa ante los patógenos y evitan que se adhieran a las paredes del intestino y lleguen al torrente sanguíneo.

Enterococcus faecalis: es una bacteria comensal y de las más resistentes a los antibióticos.

Candida albicans: es una levadura (familia de hongos) comensal que vive en el 80% de los seres humanos sin causar efectos nocivos.

INTESTINO GRUESO
Bacteroides: descomponen los alimentos y extraen las vitaminas y nutrientes para que las absorba el cuerpo. Producen ácido acético y ácido succínico.

Bifidobacterium: productoras de ácido láctico.

Clostridium: cuando aumentan pueden ocasionar diarrea y desórdenes gastrointestinales crónicos.

Perfringens: responsable de los síntomas propios de la intoxicación alimentaria.

Septicum causa gangrena gaseosa, una infección que se acompaña de gas en el tejido muerto.

Escherichiacoli: pueden causar infecciones intestinales, infecciones del tracto urinario e intoxicación alimentaria.

Staphylococcus aureus: se asocia a la resistencia a múltiples antibióticos de amplio espectro.

CONÓCELA

Ceci de los Ríos
Máster coach en Ciencia del Bienestar Integral
Maestra de yoga
@cecidelosriosg