LA CORNE, LA ESPERANZA DEL LITIO

A unos 550 kilómetros al noroeste de Montreal, en medio de un vasto bosque de pinos, hay un pozo minero profundo que ha cambiado de manos repetidamente y ha estado sumido en la bancarrota, pero ahora podría ayudar a determinar el futuro de los vehículos eléctricos.

La mina contiene litio, un ingrediente escaso pero indispensable en las baterías de los automóviles eléctricos. Si abre según lo programado a principios del próximo año, será la segunda fuente norteamericana de ese metal, lo que ofrece la esperanza de que las materias primas que tanto se necesitan se puedan extraer y refinar cerca de las fábricas de automóviles canadienses, estadounidenses y mexicanas, en línea con las políticas de la Administración Biden que tienen como objetivo romper el dominio de China en la cadena de suministro de baterías.

Tener más minas también ayudará a contener el precio del litio, que se ha quintuplicado desde mediados de 2021, elevando tanto el costo de los vehículos eléctricos que están fuera del alcance de muchos conductores.

Un automóvil eléctrico nuevo en promedio cuesta alrededor de 66 mil dólares en Estados Unidos, solo poco menos que el ingreso familiar promedio el año pasado.

Pero la mina en las afueras de La Corne, operada por Sayona Mining, una empresa australiana, también ilustra los numerosos obstáculos que deben superarse para producir y procesar los materiales necesarios para dejar de depender de los automóviles de combustible fósil.

La mina ha tenido varios propietarios, y algunos de ellos se declararon en quiebra. Algunos analistas e inversionistas advierten que muchas minas que se están desarrollando ahora tal vez nunca sean viables.

Docenas de minas de litio se encuentran en diversas etapas de desarrollo en Canadá y Estados Unidos.

Canadá se ha propuesto convertirse en una fuente importante de materias primas y componentes para vehículos eléctricos. Pero la mayoría de estos proyectos están a años de distancia de la producción.

Incluso si pueden recaudar los miles de millones de dólares necesarios para ponerse en marcha, no hay garantía de que produzcan suficiente litio para satisfacer las necesidades del continente.

UN NEGOCIO DE RIESGO

El CEO de Tesla, Elon Musk, dijo en julio que ser proveedor de litio era una “licencia para imprimir dinero”. Pero también es un negocio arriesgado y volátil.

El mineral enterrado profundamente en la tierra puede tener concentraciones de litio insuficientes para ser rentable y la oposición de grupos ambientalistas o residentes cercanos puede retrasar o matar proyectos.

Las minas tienden a estar en lugares remotos. Según los estándares de la industria, la mina de Sayona, que se encuentra al final de un camino de grava de 2O kilómetros, está a la vuelta de la esquina. Muchos otros proyectos son mucho más inaccesibles.

Algunos inversores creen que la moda en torno al litio es exagerada y han apostado en contra de las empresas mineras. Creen que algunas de las compañias carecen de la experiencia para explotar el mineral, sacarlo de la tierra y separar el litio de la roca circundante. Los proyectos de litio a menudo sufren retrasos y sobrecostos.

Después de que el precio del litio cayera a la mitad entre 2017 y 2020, el propietario anterior de la mina, el fabricante chino de baterías CATL, cerró las operaciones y buscó la protección de los acreedores de la subsidiaria propietaria de la propiedad. Sayona, en colaboración con Piedmont Lithium, una empresa de extracción y procesamiento de litio con sede en Belmont, Carolina del Norte, compró la operación el año pasado.

El riesgo se refleja en los giros de las acciones de Sayona negociadas en la Bolsa de Valores de Australia en Sydney. Alcanzaron un máximo de 36 dólares australianos (24 dólares) en abril, cayeron a 13 dólares australianos en junio y recientemente cotizaron a alrededor de 28 dólares australianos.

Algunos de nosotros en la industria estamos bastante seguros de que el litio escaseará durante la próxima década”.

Keith Phillips, director ejecutivo de Piedmont Lithium.

APUESTAN POR EL LITIO

Para muchas personas en el Gobierno y la industria automotriz, la principal preocupación es si habrá suficiente litio para satisfacer la creciente demanda de vehículos eléctricos.

La Ley de Reducción de la Inflación, que el Presidente Joe Biden firmó en agosto, ha aumentado las apuestas para la industria automotriz.

Para calificar para varios incentivos y subsidios en la ley, que se otorgan a los compradores y fabricantes de automóviles y tienen un valor total de 10 mil dólares o más por vehículo eléctrico, los fabricantes de baterías deben utilizar materias primas de América del Norte o de un país con el que Estados Unidos tenga una relación comercial.

El mundo también necesitará más refinerías para procesar el litio en bruto en una forma concentrada del metal que se usa en las baterías.

La mayor parte del litio se procesa en China, y Piedmont y otras empresas planean construir refinerías en Estados Unidos. Pero el procesamiento de litio requiere experiencia que escasea, señaló Eric Norris, presidente de litio en Albemarle, una empresa de minería y procesamiento en Charlotte, Carolina del Norte.

El litio es el metal más ligero conocido y su capacidad para almacenar energía lo hace atractivo para las baterías. Pero los depósitos de litio vienen incrustados en otros metales y minerales. Es por eso que extraerlo puede ser extremadamente difícil.

La industria minera “no ha perfeccionado su capacidad, en términos generales, para generar capacidad de conversión de manera repetida y constante”, aseguró Norris, y señaló que incluso su empresa, que tiene una amplia experiencia, ha sufrido retrasos en la construcción de plantas de procesamiento.

Una de las primeras cosas que tuvo que hacer Sayona cuando se hizo cargo de la mina La Corne fue bombear el agua que había llenado el pozo, dejando al descubierto paredes escalonadas de piedra oscura y pálida de excavaciones anteriores. La roca más ligera contiene litio.

Después de ser volada y triturada, la roca se procesa en varias etapas para eliminar el material de desecho.

A poca distancia de la mina, dentro de un gran edificio con paredes de metal azul corrugado, un escáner láser utiliza chorros de aire comprimido para separar el mineral de litio de color claro. Luego, el mineral se refina en tanques llenos de detergente y agua, donde el litio flota hacia la superficie y se elimina.

El producto final parece arena blanca y fina, pero sigue siendo solo alrededor del 6 por ciento de litio. El resto incluye aluminio, silicio y otras sustancias. El material se envía a refinerías, la mayoría de ellas en China, para su posterior purificación.