(Arriba) Agustín, José Antonio y Natalia Ruiz con ‘Meeko’, ‘Tara’ y ‘Ayla’. (Abajo) Luz María Sañudo y Regina Ruiz con ‘Borko’, ‘Nukka’ y ‘Koda’
En el marco del Día Internacional del Perro, el matrimonio conformado por María Luz Sañudo y José Antonio Ruiz platica que siempre ha sido perrero. Mientras que ella camina 10 kilómetros diarios con sus perros ‘alaskan malamute’, ‘Balto’, ‘Akeelah’,‘Meeko’ y ‘Nukka’, él disfruta pasear con ellos en bicicleta, pues son animales que necesitan mucha actividad física.
Su amor canino lo heredaron a sus hijos, Agustín, Regina y Natalia, quienes coinciden en que estos seres transmiten alegría, lealtad incondicional y, sobre todo, un recuerdo permanente de felicidad en sus corazones.
“Nunca habíamos considerado esta raza, pero siempre fue nuestro sueño tener un perro grande. Un amigo nos regaló a ‘Balto’ y después conseguimos a ‘Akeelah’, se cruzaron y el 31 de enero nacieron siete cachorritos, de los cuales nos quedamos dos y los demás los acomodamos con amigos y familiares”, explicó Regina, egresada de la carrera de Medicina.
Para la médico, esta raza de perro es cariñosa a su manera, amigables, le encanta aullar, es tranquila si se ejercita lo suficiente, inteligente, fuerte y raramente se enferma.
“Nos gusta tenerlos cerca y están libres en mi casa, no tienen restricciones, pueden estar donde quieran. Incluso, muchas veces se duermen con mis papás”, comentó la joven, de 25 años de edad. 
“Algo que nos encanta hacer es alentar sus aullidos en las mañanas. Si uno aúlla, nosotros les seguimos el juego hasta que los otros se unen como en manada”. 
Por otro lado, Natalia opina contar con un can implica un doble aprendizaje en el que gana tanto el dueño como ellos.
“Primero, considero que nos vuelve personas más responsables y disciplinadas, pues nos obligamos a cuidarlos, protegerlos, que se sientan queridos, cumplir con sus necesidades
y que estén en el mejor estado posible”, dijo la estudiante de la licenciatura en Comunicación.
“También, me parece que esta situación es viceversa, pues con ellos nos sentimos queridos, acompañados y, si alguna vez estuvimos solos, ellos son quienes sustituyen ese vacío
por el cariño”.
Paloma y Enrique Sañudo con Mónica Domínguez, ‘Koda’, ‘Rumba’ y ‘Tara’
Natalia Ruiz con con ‘Borko’ y ‘Koda’

‘Balto’ es con el que más me identifico porque a veces necesita su espacio, come y hace ejercicio en horas específicas. Sin embargo, ‘Akeelah’ es mi favorita porque es la más cariñosa y sobreprotectora”.

NATALIA RUIZ, 21 años de edad Tweet

Toma nota

Si estás pensando en tener un perro de la raza alaska malamute es importante que tomes en cuenta las siguientes consideraciones: