LLEGADA A PALACIO DE BUCKINGHAM

El Rey Carlos III y su esposa Camila, la Reina consorte, viajaron desde el castillo de Balmoral en Escocia al Palacio de Buckingham, en Londres. Ahí, fue recibido por miles de personas.

También se izó por primera vez el estandarte real en su honor y el nuevo monarca dio un largo paseo saludando a la multitud, donde estrechó la mano de muchos presentes entre gritos de “¡Dios salve al Rey!”.

REUNIÓN CON LIZ TRUSS

El primer acto del Rey en Buckingham fue reunirse con la nueva Primera Ministra Liz Truss, nombrada el martes en reemplazo de Boris Johnson, para quien fue también una primicia ya que no tuvo tiempo de celebrar con Isabel II ninguna de las habituales audiencias periódicas entre los jefes de Estado y de Gobierno.

Isabel II era “una de las mayores líderes que el mundo haya conocido”, aseveró Truss horas antes durante un homenaje en el Parlamento.

Más tarde, la jefa de Gobierno leyó un pasaje de la Biblia en un oficio religioso celebrado en honor de la reina en la catedral de San Pablo: “Ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo, porque si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor”.

Ella (la Reina Isabel II) compartió generosamente conmigo su profunda experiencia de gobierno, incluso en sus últimos días"

Liz Truss, Primer Ministra de Reino Unido

Las campanas de la gran catedral anglicana sonaron al mediodía, como las de la Abadía de Westminster y otras del país, en honor de la difunta monarca.

También se dispararon 96 salvas de cañón en varios lugares del Reino Unido, por los años de vida de la Reina.

PRIMER DISCURSO COMO REY

El primer discurso del Rey fue transmitido en televisión y por streaming en la Catedral de San Pablo, donde unas 2 mil personas asistieron a una misa de conmemoración para la Reina. 

Entre los asistentes estaban la Primera Ministra Liz Truss y miembros de su Gobierno. 

Carlos, quien pasó la mayor parte de sus 73 años preparándose para asumir el trono, se dirigió a la nación lamentando la muerte de la única monarca británica que la mayoría de la población ha conocido en su vida.

Mi amada mamá, cuando cumplió 21 años, se comprometió (...) a dedicar su vida, ya fuera corta o larga, al servicio del pueblo. Yo les renuevo hoy esa promesa de servicio durante toda la vida".

Rey Carlos III

También se comprometió a seguir el ejemplo de la Reina Isabel como nuevo monarca.