En junio de 2014, cuando su padre fue proclamado Rey, Leonor dejó atrás el título de infanta (se le quedó sólo a su hermana Sofía) para convertirse de lleno en Princesa de Asturias, título con el que se distingue e identifica al heredero al trono.

Cinco años después, exactamente este miércoles 24 de marzo, la joven de 15 años realizó su primer acto en solitario, en un paso para ganar visibilidad entre la ciudadanía española.

El evento en cuestión fue 30 aniversario del Instituto Cervantes, entidad estatal que promueve el uso del español en el exterior, donde se mostró amable y segura ante el público.

Ahora, a la par de seguir la agenda real, Leonor, al igual que varios herederos de otros tronos internacionales, se prepara para estudiar en el extranjero y conseguir una mayor visión y entendimiento del mundo.

Leonor de Borbón

Los reyes de España desean que Leonor poco a poco se involucre más con sus deberes reales, para que cuando llegue el momento, en 2023, de que llegue a la mayoría de edad, jure la Constitución.

Para ello, sus padres la mandarán pasando el verano a que curse el bachillerato en el afamado Atlantic College de Gales, en Reino Unido, un instituto privado ubicado en un impactante castillo del Siglo XVII.

Creado en 1962, el colegio se fundó para promover el entendimiento internacional a través de la educación, según afirma su descripción oficial. El profesor alemán de origen judío es el creador del método educativo que se imparte en el instituto.

Leonor emulará ligeramente el viaje de su padre, quien completó sus estudios de bachillertao en el Lakefield College School de Toronto, Ontario, en Canadá, cuando tenía más o menos la misma edad que su hija.

Es importante que los hijos salgan fuera, que no se críen sólo en Palacio, a la sombra de los padres".

Reina Sofía

Elisabeth de Bélgica

La princesa heredera al trono de Bélgica, de 19 años, apenas terminó el año pasado el bachillerato en la misma escuela a donde irá Leonor. De hecho, los reyes de España consultaron antes a los belgas, Felipe y Matilde, para que les dieran referencias y estuvieran más tranquilos de dejar ir a Leonor.

El Rey Guillermo de Holanda también estudió en el Atlantic College, así como la Princesa Raiyah Bint Al Hussein, hija del Rey Hussein y la Reina Noor de Jordania.

Carlos de Inglaterra

El heredero a la corona británica fue el primer miembro de la familia real en ser educado como cualquier otro joven inglés de clase alta. Fue a dos colegios privados y, posteriormente, cinco años al internado escocés de Gordonstoun.

En el extranjero paso varios meses en un colegio rural de Australia, hasta que regresó a estudiar Antropología, Historia y Arqueología en la Universidad de Cambridge.

Victoria de Suecia

Tras estudiar en una escuela pública en su país, la Princesa, de 43 años, repartió su formación universitaria en L’Ouest, en Angers (Francia), Yale (Estados Unidos) y Suecia, donde hizo un grado en Ciencias Políticas e Historia.

Su hija mayor, Estela, de apenas nueve años, estudia en una exclusiva escuela de Estocolmo.

Haakon de Noruega

El Príncipe heredero, de 47 años, asistió a un colegio público en su país e hizo dos carreras universitarias: Política, en Berkeley (Estados Unidos) y Ciencias Sociales, en Oslo, además de formarse en Economía, en Londres.

Su primogénita, la Princesa Ingrid Alexandra, de 17 años, ya empezó su bachillerato en Oslo, donde también curso primaria y secundaria.

Federico de Dinamarca

El próximo Rey danés, de 52 años, pasó un año en una escuela francesa e hizo una pausa en sus estudios universitarios para tomar un curso en Harvard (EU).

Su hijo Christina, de 15 años, continúa con sus estudios de primaria en un colegio al norte de Copenhague, adonde regresó después de haber pasado unos meses en una escuela especial en los Alpes suizos.

Fumihito de Japón

Tanto el emperador japonés Nahurito como su hermano, el príncipe heredero Fumihito, se instruyeron en el prestigioso colegio Gakushuin de Tokio, de acuerdo con la tradición familiar.

Y aunque prosiguieron su formación universitaria en Japón, ambos fueron los primeros miembros de la disnastía en marcharse del país para rematar sus estudos en la Universidad de Oxford, en Reino Unido.