Paso a paso

Ojo con el crédito

Además de comparar tasas entre distintas instituciones financieras, Macías recomienda asegurarte de que tus deudas, incluido el crédito automotriz, no sobrepasen en conjunto el 30 por ciento de tus ingresos.

“Respecto al plazo del crédito, entre más largo sea, mayores serán los intereses. Éstos se cobran sobre el saldo insoluto, o sea sobre lo que debes, pero siempre hay que leer el contrato”, recomienda la autora.

“Probablemente un máximo de tres años sería una buena alternativa de plazo, sobre todo si eres alguien que cambia frecuentemente de auto. Entre más rápido puedas pagar, menos intereses tendrás por un bien que se deprecia con el tiempo y desde el primer momento que sale de la agencia”.

 

"Considera también que comprar un auto sin enganche no es muy buena idea porque los intereses se cargan sobre todo lo que no has pagado y son mayores",

Sofía Macías, experta en finanzas. Tweet

Otro error es meter el pago del seguro dentro del financiamiento, pues estaría generando intereses y terminarías gastando más.Págalo de forma independiente y cotiza con diferentes proveedores. Recuerda que la concesionaria puede ofrecerte el seguro, pero por ley no pueden obligarte a adquirirlo con ellos.

Finalmente, Macías también dice que un buen tip para leer las ofertas es convertirlas a dinero. ¿Te ofrecen seguro gratis por un año? ¿Cero por ciento de comisión por apertura? ¿A cuánto equivale eso en dinero?

“Considera también que comprar un auto sin enganche no es muy buena idea porque los intereses se cargan sobre todo lo que no has pagado y son mayores. Si te vas a ir por un crédito así, necesitas pedir una tabla de amortización para saber cuánto vas a terminar pagando y si realmente te conviene”.

Gastos asociados

Incluye aquí el costo anual del seguro del auto, tenencia, verificación o si necesitarás pagar una pensión o lugar de estacionamiento.

También es importante que recuerdes tener un pequeño fondo de emergencias para alguna reparación y que revises cuánto cuesta el mantenimiento del auto que comprarás y qué tan frecuentemente debes hacerlo.

Además de ser un modelo que te guste y se adapte a tus necesidades, evalúa qué periodo de garantía ofrece y qué cubre.

¿Híbrido o a gasolina?

Otro factor que debes tomar en cuenta al elegir el modelo que comprarás es su gasto de combustible (puedes revisarlo en la página www.gob.mx/conuee). No dejes de revisar opciones de motorización híbrida, que si bien significan un mayor gasto inicial, también brindan un ahorro en combustible de hasta 40 por ciento anual para vehículos que recorren más de 10 mil kilómetros al año, según estimaciones de Toyota.

El híbrido más barato del mercado es el Prius C, disponible desde 362,900 pesos. Recuerda que estos vehículos, como los eléctricos, cuentan con beneficios fiscales como exención de pago de ISAN y tenencia, además de que no verifican los primeros 8 años. Los mantenimientos también son, en promedio, 30 por ciento menos costosos, de acuerdo con JATO.