La gran gasolinera rusa

Por duros que sean los efectos, el impacto inmediato no será tan devastador como los repentinos cierres económicos causados por primera vez por el coronavirus en 2020.

Rusia es un gigante transcontinental con 146 millones de habitantes y un enorme arsenal nuclear, así como un proveedor clave de petróleo, gas y materias primas que mantienen funcionado las fábricas globales.

Pero a diferencia de China, que es una potencia manufacturera y está íntimamente ligada a muchas cadenas de suministro, Moscú es un actor menor en la economía global.

Italia, con la mitad de la población y menos recursos naturales, tiene una economía que es el doble de grande. Polonia exporta más bienes a la Unión Europea (UE) que Rusia.

Rusia es increíblemente poco importante en la economía global excepto por el petróleo y el gas".

Jason Furman, economista de Harvard y ex asesor del ex Presidente Barack Obama.
0 %
del gas natural en Europa proviene de Rusia.
0 %
del petroleo en Europa proviene de Rusia.

“Básicamente es una gran gasolinería”.

Por supuesto, una gasolinería cerrada puede ser agobiante para quienes dependen de ella. El resultado es que cualquier daño económico se distribuirá de manera desigual.

China, el gran aliado

Un resultado sería empujar a Rusia a tener lazos económicos más estrechos con China. Las dos naciones negociaron recientemente un contrato de 30 años para que Rusia suministre gas a China a través de un nuevo gasoducto.

“Es probable que Rusia dirija todas las exportaciones de energía y materias primas a China”, dijo Carl Weinberg, economista jefe de High Frequency Economics.

La crisis también está contribuyendo a una reevaluación de la estructura de la economía global y las preocupaciones sobre la autosuficiencia. La pandemia ya ha puesto de relieve las desventajas de las cadenas de suministro remotas que dependen de la producción ajustada.

Ahora, la dependencia de Europa del gas ruso está generando debates sobre la expansión de las fuentes de energía, lo que podría marginar aún más la presencia de Rusia en la economía mundial.

Sanciones a Rusia

La Casa Blanca respondió a la decisión de Putin de reconocer la independencia de dos territorios respaldados por Rusia en el este del país diciendo que empezará a poner sanciones limitadas a las llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk.

Los analistas que observan el conflicto que se está gestando han trazado una variedad de escenarios, desde leves hasta severos.

Las consecuencias para las familias de clase trabajadora y Wall Street dependen de cómo se desarrolle una invasión: si las tropas rusas se quedan cerca de la frontera o atacan la capital ucraniana, Kiev; si la lucha dura días o meses; qué tipo de sanciones occidentales se imponen; y si Putin responde reteniendo suministros críticos de gas de Europa o lanzando ataques cibernéticos insidiosos.

“Es probable que esto se desarrolle como un drama en cámara lenta”, dijo Julia Friedlander, directora de la iniciativa de artesanía económica en el Atlantic Council.

Como quedó claro a partir de la pandemia de Covid-19, las interrupciones menores en una región pueden generar interrupciones importantes en lugares lejanos.

Eso significa que una invasión podría tener un doble efecto: desacelerar la actividad económica y aumentar los precios.

Alimentan los temores de inflación la posible escasez de metales esenciales como:

  • El paladio (utilizado en sistemas de escape de automóviles, teléfonos móviles e incluso empastes dentales).
  • El aluminio
  • El níquel (se usa para fabricar acero y baterías para automóviles eléctricos).