Rioja es la zona que posee más barricas a nivel mundial, cuenta con más de 1,300,000 piezas resguardadas en todas y cada una de sus bodegas, lo cual demuestra la influencia que tiene el roble sobre el estilo, expresión sensorial y calidad de los vinos de esta región.

Gran efecto tiene la crianza en roble sobre los vinos de la primera Denominación de Origen Calificada de España; y es que, desde una mirada estrictamente enológica, la barrica favorece la clarificación del vino, decantando sedimentos con el paso del tiempo; aporta sustancias aromáticas y gustativas placenteras, como taninos; contribuye al balance y complejidad, y permite la microoxigenación y estabilización de color en cada fermentado.

En la DOCa Rioja, la crianza se realiza de forma minuciosa en barricas de roble de 225 litros, con trasiegos periódicos que permiten separar los sedimentos del vino que se van depositando naturalmente en el fondo. Después de siglos de tradición productiva y saber hacer local, los productores de Rioja determinaron que las barricas de esta capacidad ofrecían la mejor relación entre el líquido y la superficie de madera con la que está en contacto, dando como resultado vinos cargados de frutalidad, pero estructurados, elegantes y complejos en boca.

Previous
Next

¿Son todos los vinos capaces de madurar positivamente en barrica?

¡No! Sólo los grandes ejemplares del mundo pueden hacerlo. De hecho, uno de los rasgos diferenciadores de los vinos de la DOCa Rioja es su gran aptitud para el envejecimiento; el meticuloso proceso de crianza exalta su propia esencia territorial, les otorga apetecibles tonos aromáticos y gustativos, y les permite subsistir al paso del tiempo.

Tan fascinantes son los resultados en copa, que la Denominación de Origen Calificada Rioja cimentó su categorización vínica original en el propio envejecimiento en barrica:

La influencia de la madera es fascinantemente perceptible en todos los sentidos. Los tintos Crianza de la DOCa Rioja, por ejemplo, despliegan una explosiva frutalidad y acidez vibrante al compás de placenteros recuerdos de vainilla, coco y especias sutiles. Los Reserva, por el contrario, entregan una excepcional complejidad aromática y gustativa, con potentes tonos de fruta madura y hierbas balsámicas a las que se suma un elegantísimo fondo de maderas finas, cuero nuevo y agradables tostados.

 

Sin lugar a duda, el arte de la crianza en barrica puede palparse a través de los Rioja Gran Reserva, auténticos tesoros líquidos, bien estructurados y complejos, con dominantes aromas de frutos negros y rojos maduros que evolucionan hacia deliciosos tonos de especias dulces, chocolate negro, tabaco oscuro, cuero curtido y vainas frescas de vainilla.

DESCUBRE RIOJA