UN CONTROVERTIDO PLAN

Hace casi dos meses, el Gobierno del Primer Ministro Boris Johnson anunció una medida contra los migrantes y solicitantes de asilo que ingresan a Reino Unido como indocumentados: deportarlos a Ruanda, a 6 mil 500 kilómetros de Londres. 

A partir de hoy, cualquiera que ingrese ilegalmente al Reino Unido, así como aquellos que hayan llegado ilegalmente desde el 1 de enero, ahora pueden ser reubicados en Ruanda".

Boris Johnson, Premier británico

El objetivo de Londres con este sistema es desalentar los cruces de migrantes desde las costas francesas.

El líder conservador aseguró que la decisión obedece a “criterios humanitarios” y que los grupos criminales que ponen en peligro la vida de la gente en el Canal de la Mancha deben entender que su modelo de negocio se derrumbará bajo su Gobierno.

0
migrantes llegaron al país en lo que va del año cruzando en precarias embarcaciones el Canal de la Mancha.

La política rápidamente tuvo el rechazo de organizaciones civiles y activistas, incluso del Príncipe Carlos, quien calificó a la medida como “espantosa”.

EXPULSIÓN DE MIGRANTES

No obstante, el proyecto fue aprobado por los tribunales. Tras el rechazo de varios recursos examinados de urgencia en los últimos días, el Tribunal Supremo rehusó este martes considerar nuevas apelaciones. 

El primer vuelo con solicitantes de asilo a bordo se tenía programado para este martes (14 de junio) por la noche. 

Habrá gente en este vuelo y si no están en este vuelo estarán en el siguiente".

Liz Trus, Ministra de Relaciones Exteriores

Sin embargo, se canceló por la intervención de último minuto del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que decidió que había “un riesgo real de daño irreversible” para los solicitantes de asilo involucrados.

0
millones de dólares pagó por adelantado Reino Unido a Ruanda y hará pagos adicionales en función del número de personas deportadas.

RUANDA, TIERRA SIN DERECHOS

Ruanda es la nación más densamente poblada de África, y la competencia por la tierra y los recursos allí alimentó décadas de tensiones étnicas y políticas que culminaron en el genocidio de 1994 en el que murieron más de 800 mil tutsis étnicos y hutus que intentaron protegerlos.

Johnson insistió en que Ruanda se había “transformado totalmente” en las últimas dos décadas. Pero los grupos de derechos humanos han criticado repetidamente al gobierno actual del presidente Paul Kagame como represivo. 

ONGs temen especialmente por los demandantes de asilo LGTBQ+, después de que el propio ,inisterio del Interior británico admitiese sus “preocupaciones” sobre el trato reservado a las minorías sexuales y de género en ese país africano.

Este martes, el Gobierno ruandés volvió a defender el acuerdo para acoger a “miles” de solicitantes de asilo.

La portavoz del Gobierno, Yolande Makolo, describió el acuerdo, criticado por la ONU y grupos de defensa de los derechos humanos, como una “solución innovadora” para un “sistema global de asilo roto”.

La gente puede tener sus opiniones sobre este programa en función de dónde vienen, o por cómo se retrata en los medios de comunicación; pero para nosotros se trata de formar parte de una solución a un sistema global de asilo roto".

Yolande Makolo, portavoz del Gobierno de Ruanda