PRESENTES EN LAS OLIMPIADAS

Patricio Pasquel, Manuel González, Eugenio Garza y Enrique González

Sin público en las competencias, la asistencia de los mexicanos fue un reto debido a la burbuja sanitaria que separó a los deportistas de la población nipona para evitar la propagación del Covid-19.

“Todo se realizó con los permisos correspondientes, los competidores se hospedaron en la villa y los demás en un hotel autorizado, donde tenían un transporte específico; fueron medidas muy estrictas”, dijo Daniela García, team leader.

Eugenio Garza con ‘Armani SL Z’

El más joven de la cuadrilla, Eugenio Garza, fue uno de los más agradecidos, pues contó con el soporte de sus papás, ambos ex caballistas y quienes le inculcaron el amor a esta disciplina.

“Tenerlos a mi lado fue una gran ayuda, son parte de mi equipo, mucho de lo que he logrado se lo debo a su  poyo incondicional, tenemos una relación muy cercana, soy afortunado por vivir esto con ellos”, compartió el regiomontano de 25 años de edad.

“No hay padres tan involucrados como los míos; mi papá camina los recorridos conmigo y está en el paddock cuando caliento, mi mamá está atenta al tema veterinario, por eso su opinión me importa muchísimo cuando tomo decisiones”.

Fue una experiencia increíble. Los japoneses son amables y las instalaciones de primera; lástima que no hubo espectadores, pero siempre estaré honrado de portar los colores de México”.

EUGENIO GARZA, jinete

Mónica Pérez y David Garza

De este modo, fue como los 14 connacionales permanecieron juntos durante cerca de una semana, tiempo que duraron
las pruebas de salto ecuestre.

Enrique González, en lomos de ‘Chacna’

Estar en una Olimpiada es extraordinario, según estadísticas, solo el 0.0013 por ciento de la población lo puede hacer, por eso me siento muy orgulloso de representar a mi País”.

ENRIQUE GONZÁLEZ, jinete

NUEVO FORMATO

Un sinfín de cambios vivieron los atletas durante esta peculiar Olimpiada y los jinetes no quedaron  exentos, pues, para agregar un mayor número de banderas a la justa, estrenaron modalidad.

Daniela García y Mónica de Cima

Se separaron las puntos de las pruebas individuales y grupales, mientras que cada equipo nacional fue integrado sólo por tres binomios, cuando anteriormente eran cuatro.

“Creo que el arroz negro fue el nuevo formato, injusto para los caballos, pues es muy disparejo, los suecos saltaron seis vueltas en total, mientras que los  estadounidenses cuatro”, comentó Enrique González, quien tuvo una participación sin derribos.

María Poo

Andrés González

Con la salida de Australia por doping, 19 países integraron la competencia por equipos, de los cuales sólo 10 pasaron a la final, México no fue uno de ellos, mientras que Suecia se coronó con la victoria.

“Desafortunadamente no nos fue bien, pero la experiencia es inolvidable, única; estar en las Olimpiadas ya nos hace triunfadores, me dejó gratos momentos como convivir con todos los atletas y mi esposa”, expresó Patricio Pasquel, número 51 del ranking mundial.

Mónica de Cima, Stanny Van Paesschen, Allie Lawaetz, Patricio Pasquel, Eugenio Garza, Luis Garneros y Manuel González celebraron la participación de Enrique González ‘La Pájara’, quien no tiró barras.

Manuel González

Fueron mis primeros Juegos Olímpicos, así que fue todo nuevo, desde convivir con los mejores del mundo hasta dormir en las famosas camas de cartón”.

MANUEL GONZÁLEZ, jinete en lomos de ‘Hortensia Van De Leeuwerk’

Enrique González y Mónica de Cima