MEXICANO DE ALTURA

Alejandro Plasencia y ‘Elton M.L.’

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- La prueba estelar de la segunda semana del Concurso de Salto Internacional Dos Estrellas (CSI 2*) fue un espectáculo ecuestre, el cual ganaron  Alejandro Plasencia y “Elton M.L.”.

La justa, realizada en el Club Hípico Otomí, contó con la participación de 42 jinetes y amazonas de México, Colombia, Brasil y Argentina.

Daniel Rihan, Francisco Tello, José Tomás Maurer, Mario Oñate, Julie Pérez, Eduardo León y Mary Walker aplaudieron a los tres primeros lugares del Gran Premio, Antonio Maurer, Alejandro Plascencia y John Pérez.

El ganador del Gran Prix Otomí superó los 13 obstáculos del certamen con un tiempo de 82.95 segundos, lo que le dio el pase al desempate y, con pista limpia completada en 42.29, superó a su compatriota Antonio Maurer y el brasileño John Pérez, quienes obtuvieron el segundo y tercer lugar respectivamente.

“Me siento increíble, este Gran Premio, aunque es dos estrellas, se me hace uno de los más difíciles de ganar; el nivel de caballos que entran para esta altura es impresionante, no los hay en ningún otro lado en México”, compartió el vencedor.

Ivonne Chahín y Clara León

Por otra parte, Maurer, contento con el resultado, señaló que en este certamen se tiene que tomar en cuenta cada detalle, además de que el caballo con el que participó, “Sandorado”, estaba muy bien.

“Toda mi vida he hecho esto, aproximadamente llevo 45 años sin parar y lo que más disfruto de montar a mi edad es seguir compitiendo”, platicó el caballista.

Antonio Maurer, en lomos de ‘Sandorado’

En un ‘dos estrellas’ todo cuenta, la altura, el tiempo y, sobre todo, la competencia; aquí se puede ganar un día y al siguiente quedar un poco atrás, pero ‘Sandorado’ es un caballo con muy buena cabeza, experiencia y es constante”.

Antonio Maurer, segundo lugar del Gran Premio

El diseñador de pista fue Anderson Lima, quien, de acuerdo a las normativas de la Federación Ecuestre Internacional, propuso el recorrido de 350 metros a los caballistas, a través de algunas preguntas que les hizo.

“Este evento tiene un grado de dificultad de altura de 1.45 metros, todos son muy buenos y experimentados; también hay un grupo de binomios jóvenes, así que intentamos hacer la pista un poco progresiva y justa para todos”, mencionó el brasileño, quien tiene 18 años de vivir en el País.

Francisco Tello y Anderson Lima, diseñador de pistas

MÉXICO A LA CABEZA

Arturo Parada destacó en el Clásico a 1.40 metros de altura, pues al cronometrar 77.86 segundos en la primera vuelta y 37.91 en el desempate, impuso el mejor tiempo que nadie pudo superar.

Arturo Parada y ‘Maximus’

Su concentración fue determinante para obtener el primer lugar, posición que esperaba llevarse, a pesar del desafío de la justa.

“Estoy contento, me desperté temprano para mentalizarme en ganar hoy el Clásico y aquí está el resultado; fue muy técnica la pista, pero había que montar desde el principio hasta el final sin distracciones”, destacó el tapatío quien participó montado en “Maximus”.

Me gusta mucho el estar arriba de un caballo. De niño, siempre fue mi pasión; tengo 31 años y desde los 16 me dedico a esto de manera profesional”.

Arturo Parada, ganador del Clásico 1.40 metros de altura

Tanto el segundo y tercer lugar lo obtuvieron los brasileños Felipo Godinho, en lomos de “Guschenka”, y Francois Esteves, con “Azteca”.

Karla y Sofía Méndez, Paola Cabada y Zaida Meldoza

Mientras disfrutaba del certamen, Eduardo León comentó sentirse orgulloso por el éxito de esta edición, pues hubo una gran concurrencia de participantes y de sus familias.

“Me gustó ver a la gente contenta aquí en Otomí; es un gran desarrollo en San Miguel de Allende y nos da alegría que sea un lugar predilecto de la equitación mexicana”, comentó el socio inversionista del club.

José Del Valle, Marianna Vardanyan y Manuel Fernández

El Gran Premio es una competencia de alto nivel; me encantó ver el recorrido porque estaba bueno, fue muy difícil y técnico, lo que lo hizo interesante para los espectadores”.

Manuel Fernández, jinete