Paula y Luis Peyrelongue

Como cada año, amantes de los detalles de lujo se reunieron para apreciar las colecciones de las casas más importantes y reconocidas del mundo, las cuales se presentaron en el Salón Internacional de Alta Relojería, que celebró su 15 edición.

Cristina y Andrea Almeida

Durante su recorrido por los pasillos del hotel The St. Regis Mexico City, los asistentes quedaron sorprendidos por las novedades de la feria, donde también se encontraron con amigos y vivieron la experiencia juntos.

Vanina Cataldo y Sergio Berger
Pierre-Adrien De Grandi y Lorena Rodríguez

 “El SIAR tiene una calidad a nivel internacional y se reinventa todo el tiempo. Este año, los expositores han sido excelentes y las piezas fueron espectaculares”, expresó el ingeniero en telecomunicaciones Gerardo Chávez.

Gerardo Chávez y Jamehel Guerra
Mateo Gorina

En tres días, los presentes conocieron las nuevas series de 53 marcas famosas y descubrieron firmas con las que quedaron impactados.

Mauricio y Ana Rivero Borrell con Rafael Heredia

Por otra parte, a la exhibición acudieron muchos invitados con la ilusión de aprender acerca de las últimas tendencias de la industria, así como de ser testigos de las nuevas tecnologías que definen estos artículos hoy en día.

Philippe Marconato

 “Un reloj debe tener versatilidad, estilo y, al mismo tiempo, ligarse con el coleccionismo y las relaciones interpersonales. Tener un guarda tiempos peculiar o con una historia asociada siempre genera de qué hablar con otros aficionados a estos accesorios”, mencionó Philippe Marconato, director de operaciones de una de las marcas participantes.

Edo Kobayashi y Berna Pasque
Ari Berger
Cristina Curiel

Además de la valoración estética que existe por estos productos, los aficionados destacaron su funcionalidad, la cual es de suma importancia, pues los ayuda a ser precisos en sus llegadas.

“Creo que la puntualidad es algo de mucha relevancia, es por eso que yo organizo mi tiempo con paciencia y anticipación”, platicó la consultora de negocios Berna Pasquel.