CHINA Y TIKTOK

Legisladores estadounidenses están pidiendo más información sobre las operaciones de TikTok, en medio de renovadas preocupaciones de que los vínculos de la compañía con China puedan convertirla en una amenaza para la seguridad nacional y en las próximas elecciones intermedias.

A principios del año pasado, el senador Marco Rubio, republicano por Florida, y Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del Presidente Joe Biden, se reunieron para hablar sobre China y la política industrial.

Durante su conversación, Rubio expresó su preocupación por la influencia de Beijing sobre TikTok, la aplicación de videos virales de propiedad china.

Su discusión fue una de las muchas que los legisladores han tenido en silencio con funcionarios del Gobierno sobre la red social desde que Biden asumió el cargo.

El senador Mark Warner de Virginia, presidente demócrata del Comité de Inteligencia, dijo que también había estado en “conversaciones activas” con la Administración sobre la aplicación, propiedad de ByteDance.

Estas conversaciones detrás de escena señalan cómo las tensiones sobre TikTok se han gestado a fuego lento en Washington y se intensifican ante la llegada de las elecciones de noviembre.

'ENVÍAN DATOS A CHINA'

Los legisladores y los funcionarios del Gobierno se han sentido frustrados en privado por la falta de progreso de la Administración Biden en la vigilancia de TikTok y otras aplicaciones chinas que podrían filtrar datos a Beijing.

Un grupo de senadores republicanos exigió respuestas de TikTok sobre quién podría acceder a los datos de la aplicación.  

Michael Beckerman, un ejecutivo de TikTok calificó la recopilación de datos de TikTok como “muy pequeña” en comparación con otras aplicaciones sociales.

Para reducir las preocupaciones de seguridad, la aplicación ha dicho que planea almacenar todos sus datos del país únicamente en servidores Oracle en EU, eliminando sus copias de seguridad en Singapur y Virginia y administrando el acceso desde Estados Unidos. El proceso, dijo Beckerman, probablemente estaría terminado este año. No ofreció una fecha específica.

La compañía también ha dicho que sus reglas han cambiado desde que fue acusado de censurar publicaciones consideradas como la antítesis de los objetivos políticos de Beijing.

0
minutos al día pasan los usuarios de EU en la plataforma.
0 %
de los videos con información errónea son vistos antes de ser eliminados.
0 %
de los jóvenes de 13 a 17 años en los Estados Unidos usan la aplicación.

ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Antes de las elecciones intermedias de este otoño, TikTok se perfila como una incubadora principal de información engañosa y sin fundamento. Las mismas cualidades que permiten a la red social impulsar las modas virales de baile también pueden hacer que las afirmaciones inexactas sean difíciles de contener.

TikTok se está volviendo cada vez más importante como destino de contenido político, a menudo producido por personas influyentes.

La red social ha tenido problemas para contener la desinformación no política en Estados Unidos. Los mitos relacionados con la salud sobre las vacunas y mascarillas contra el Covid-19 proliferan, al igual que los rumores y las falsedades sobre las dietas , las condiciones pediátricas y la atención para las personas transgénero.

Un video que afirmaba falsamente que el tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, había sido un montaje atrajo más de 74 mil visitas antes de que la plataforma lo eliminara.

Las publicaciones en TikTok sobre la guerra de Rusia en Ucrania también han sido problemáticas. Incluso los periodistas e investigadores experimentados que analizan las publicaciones sobre el servicio luchan por separar la verdad de los rumores o las fabricaciones, según un informe publicado en marzo por el Centro Shorenstein.

ELECCIONES EN OTROS PAÍSES

Estados Unidos enfrenta un problema que ya vivieron otros países en elecciones.

En Alemania, las cuentas de TikTok se hicieron pasar por figuras políticas prominentes durante las últimas votaciones.

En Colombia, las publicaciones engañosas de TikTok atribuyeron falsamente una cita de un candidato a un villano de dibujos animados y permitieron que una mujer se hiciera pasar por la hija de otro candidato.

En Filipinas, los videos de TikTok amplificaron los mitos endulzados sobre el ex dictador del país y ayudaron a su hijo a prevalecer en la carrera presidencial.

#STOPTHESTEAL

Las teorías de conspiración sin fundamento sobre un supuesto fraude electoral en noviembre son ampliamente vistas en TikTok.

Los usuarios no pueden buscar el hashtag #StopTheSteal, pero #StopTheSteallll había acumulado casi un millón de visitas hasta que la plataforma deshabilitó el hashtag después de que The New York Times se puso en contacto con él. 

Algunos videos instaron a los espectadores a votar en noviembre mientras citaban rumores desacreditados surgidos durante las audiencias del Congreso sobre el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Las publicaciones de TikTok han obtenido miles de visitas al afirmar, sin evidencia, que las predicciones de un aumento en las infecciones por Covid-19 este otoño son un intento de desalentar la votación en persona.

ACCIONES CONTRA TIKTOK

El diseño de TikTok lo convierte en un caldo de cultivo para la desinformación, según investigadores.

Señalaron que la información errónea continuaría prosperando en la red social mientras la plataforma se negara a publicar datos sobre los orígenes de sus videos o compartir información sobre sus algoritmos.

La Casa Blanca puede estar preparándose para actuar pronto sobre una política más amplia en torno a las aplicaciones que podrían exponer datos a adversarios extranjeros.

A principios de este año, hizo circular un borrador de una orden ejecutiva que le daría al gobierno más poder para interceder en casos en los que los datos corren el riesgo de ser expuestos a un adversario.

También se espera que la Administración de Biden emita pronto una guía para un comité que examina las transacciones que involucran a empresas extranjeras, diciéndole que sea especialmente sensible a los casos que podrían exponer los datos de los estadounidenses a otros Gobiernos.