LAS POSTALES
DEL TOUR

El espectáculo de la extenuante carrera del Tour de Francia queda plasmadoen estas grandes imágenes. Checa las postales que dejó la primerasemana de competencia.
La guía histórica del Tour es un libro que, hasta hace unos años, se entregaba en el acto de la acreditación de los periodistas, en la oficina permanente. El reportero acudía, un tanto despistado por ser el primer día, a la zona de prensa, se ponía a la cola y, tras las comprobaciones habituales, recibía su documento de identidad para colgarse al cuello, las pegatinas para colocar en el parabrisas del coche y una bolsa con el libro de ruta, el reglamento, y la guía histórica. Un documento preciado, con todos los datos de todas las ediciones, algo abrumador. El año del Centenario, 2003, lo entregaron todo en un pack muy útil, sobre todo por el formato. Perder la guía era perder la memoria.
Pero llegó internet y aquella magia se acabó. Siguen dando el libro de ruta, pero la guía histórica, que en un breve lapso la entregaban en un CD, hay que descargarla de la página web del Tour. De hecho, lo puede hacer cualquiera. Desde 2010, sin embargo, hay un dato que ya no aparece en el resumen de cada año: el nombre del último clasificado, el farolillo rojo de la carrera, una posición a la que la organización ha querido restarle notoriedad. El último ciclista que aparece en la relación es Eugene Uvtarovich, que llegó en 2009 a 4h, 16m y 27 segundos de Alberto Contador, que fue el ganador de esa edición. Desde entonces, aunque hay, como es lógico, un último clasificado, su nombre no tiene el honor de aparecer en la guía.

EL RECORRIDO INICIÓ EN COPENHAGUE DINAMARCA

La guía histórica del Tour es un libro que, hasta hace unos años, se entregaba en el acto de la acreditación de los periodistas, en la oficina permanente. El reportero acudía, un tanto despistado por ser el primer día, a la zona de prensa, se ponía a la cola y, tras las comprobaciones habituales, recibía su documento de identidad para colgarse al cuello, las pegatinas para colocar en el parabrisas del coche y una bolsa con el libro de ruta, el reglamento, y la guía histórica. Un documento preciado, con todos los datos de todas las ediciones, algo abrumador. El año del Centenario, 2003, lo entregaron todo en un pack muy útil, sobre todo por el formato. Perder la guía era perder la memoria.
Pero llegó internet y aquella magia se acabó. Siguen dando el libro de ruta, pero la guía histórica, que en un breve lapso la entregaban en un CD, hay que descargarla de la página web del Tour. De hecho, lo puede hacer cualquiera. Desde 2010, sin embargo, hay un dato que ya no aparece en el resumen de cada año: el nombre del último clasificado, el farolillo rojo de la carrera, una posición a la que la organización ha querido restarle notoriedad. El último ciclista que aparece en la relación es Eugene Uvtarovich, que llegó en 2009 a 4h, 16m y 27 segundos de Alberto Contador, que fue el ganador de esa edición. Desde entonces, aunque hay, como es lógico, un último clasificado, su nombre no tiene el honor de aparecer en la guía.
Previous
Next
“Hicimos lo que pudimos. Arrancamos en el puerto anterior, atacamos a Froome otros días… Nos exprimimos al máximo. Concluir segundo y tercero está muy bien. Nos quedamos con un gran sabor de boca. Lo dimos absolutamente todo”.
Alejandro Valverde
Ciclista
“Hicimos lo que pudimos. Arrancamos en el puerto anterior, atacamos a Froome otros días… Nos exprimimos al máximo. Concluir segundo y tercero está muy bien. Nos quedamos con un gran sabor de boca. Lo dimos absolutamente todo”.
Alejandro Valverde
Ciclista
La guía histórica del Tour es un libro que, hasta hace unos años, se entregaba en el acto de la acreditación de los periodistas, en la oficina permanente. El reportero acudía, un tanto despistado por ser el primer día, a la zona de prensa, se ponía a la cola y, tras las comprobaciones habituales, recibía su documento de identidad para colgarse al cuello, las pegatinas para colocar en el parabrisas del coche y una bolsa con el libro de ruta, el reglamento, y la guía histórica. Un documento preciado, con todos los datos de todas las ediciones, algo abrumador. El año del Centenario, 2003, lo entregaron todo en un pack muy útil, sobre todo por el formato. Perder la guía era perder la memoria.
Pero llegó internet y aquella magia se acabó. Siguen dando el libro de ruta, pero la guía histórica, que en un breve lapso la entregaban en un CD, hay que descargarla de la página web del Tour. De hecho, lo puede hacer cualquiera. Desde 2010, sin embargo, hay un dato que ya no aparece en el resumen de cada año: el nombre del último clasificado, el farolillo rojo de la carrera, una posición a la que la organización ha querido restarle notoriedad. El último ciclista que aparece en la relación es Eugene Uvtarovich, que llegó en 2009 a 4h, 16m y 27 segundos de Alberto Contador, que fue el ganador de esa edición. Desde entonces, aunque hay, como es lógico, un último clasificado, su nombre no tiene el honor de aparecer en la guía.
La guía histórica del Tour es un libro que, hasta hace unos años, se entregaba en el acto de la acreditación de los periodistas, en la oficina permanente. El reportero acudía, un tanto despistado por ser el primer día, a la zona de prensa, se ponía a la cola y, tras las comprobaciones habituales, recibía su documento de identidad para colgarse al cuello, las pegatinas para colocar en el parabrisas del coche y una bolsa con el libro de ruta, el reglamento, y la guía histórica. Un documento preciado, con todos los datos de todas las ediciones, algo abrumador. El año del Centenario, 2003, lo entregaron todo en un pack muy útil, sobre todo por el formato. Perder la guía era perder la memoria.
Pero llegó internet y aquella magia se acabó. Siguen dando el libro de ruta, pero la guía histórica, que en un breve lapso la entregaban en un CD, hay que descargarla de la página web del Tour. De hecho, lo puede hacer cualquiera. Desde 2010, sin embargo, hay un dato que ya no aparece en el resumen de cada año: el nombre del último clasificado, el farolillo rojo de la carrera, una posición a la que la organización ha querido restarle notoriedad. El último ciclista que aparece en la relación es Eugene Uvtarovich, que llegó en 2009 a 4h, 16m y 27 segundos de Alberto Contador, que fue el ganador de esa edición. Desde entonces, aunque hay, como es lógico, un último clasificado, su nombre no tiene el honor de aparecer en la guía.